Ambulantes se apoderan de calles y colonias, de día y de noche

Grupo Puntual / Yazmin Sánchez

TOLUCA, México, 11 de Diciembre de 2018.- La venta de cualquier tipo de producto en la vía pública es un acto ilegal, contraviene lo establecido en el Bando Municipal, pero si a eso se suma la obstaculización de las vialidades, se incurre además en el delito federal de Ataque a las Vías de Comunicación.

Eso sucede en diferentes vialidades primarias y secundarias del Valle de Toluca, como la avenida 5 de Mayo y la vialidad José López Portillo, la cual forma parte de la carretera estatal Toluca-Naucalpan.

Ahí, los vendedores ilegales han establecido dominio sobre la autoridad y sobre los vecinos, para quienes se han convertido en un auténtico “dolor de cabeza”, pues además de bloquear la circulación de transporte público y privado, con las consecuencias que ello implica para la seguridad de las personas, se convierten también en focos de infección pues ahora su actividad no se limita a las mañanas, sino que dejan sus mercancías prácticamente “amarradas” a postes apoderándose de espacios públicos, generando ahí criaderos de fauna nociva, sobre todo roedores.

Más de 300 vendedores son solapados por supuestos líderes de organizaciones sociales y políticas como Antorcha Campesina y la Confederación Nacional de Asociaciones Sociales y Comerciales (Conasoc), que preside Esmeralda de Luna Sánchez, prófuga de la justicia, y no hay autoridad capaz de hacerles frente para desalojarlos y retomar el orden en los espacios de los cuales poco a poco se han ido apropiando.

Al preguntar a los comerciantes la razón por la que dejan sus productos por la noche en las calles, como si fueran propietario de esos espacios, ellos se molestan y señalan que “ya lo tienen acordado con sus líderes y con las autoridades”.

Ana Prado, vecina de la avenida 5 de Mayo, aseguró que ya han manifestado ante las autoridades competentes, pero no reciben respuesta.

“Es molesto y preocupante que a todas horas del día haya comerciantes, lo cual genera inseguridad para mi familia, las autoridades no hacen nada, y tal parece que están más amparados aquellos quienes ya se apropiaron de las calles, a nosotros que con esfuerzo juntamos por un lugar donde vivir con tranquilidad”, dijo.

Un locatario, quien no quiso dar su nombre, dijo que “en repetidas ocasiones hemos acudido a la delegación para que ponga freno al ambulantaje y se les continúa otorgando los permisos temporales, los cuales se convierten en permanentes, con una cuota diaria que va desde los 200 a 250 pesos diarios, perjudicando a los negocios que con tiempo y esfuerzo nos ha costado establecernos y que seguimos pagando nuestros permisos y rentas”.

“Ahora hasta gozan de espacio en las calles, como si fueran sus locales, dejan sus productos y al otro día sólo los descubren para vender. He visto a roedores meterse entre las lonas y bolsas. A un lado hay un parque y es muy común ver ahí esos animales, los cuales se van a las frutas, y se agudiza el problema ya que al término de su venta dejan en las calles residuos de las frutas y basura”, aseveró Enedina Jiménez, quien tiene una miscelánea.

El ambulantaje no únicamente genera la presencia de fauna nociva, como ratas, perros callejeros, moscas, sino también malos olores y falta de higiene que magnifica el nivel de contaminación que se tiene en la ciudad de Toluca.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.