Austeridad solo en discurso

  • Combate a la corrupción no ha dado los resultados esperados

Grupo Puntual / Carlos Moreno Careto

TOLUCA, México, 2 de Agosto de 2020.- Austeridad no es sinónimo de eficiencia, de bienestar ni de desarrollo, y si bien, lo deseable es que se haga un ejercicio responsable y efectivo del gasto público, hasta el momento el actuar de la administración federal en materia económica se vislumbra más como un discurso que como una realidad.

Gilberto Javier Sauza Martínez, presidente del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), señaló que la política de austeridad y el combate a la corrupción, pregonado por la administración en curso, no ha dado los resultados esperados ni en competitividad, servicios o ampliación de oportunidades para el grueso de la población, situación que se agrava con la condición económica que ha dejado el Covid-19.

De acuerdo con el informe de la deuda pública y las finanzas públicas del primer semestre del año, hay una reducción del 7.4 por ciento real anual de las participaciones a los Estados.

El rubro de educación recibió 5.34 mil millones de pesos menos en su gasto, y seguridad pública tuvo un recorte de 2.84 mil millones de pesos, rubros que son indispensables para el bienestar de la población y que tienen un impacto prioritario, lo que lejos de ser aplaudido como una reducción de gastos deseable, se convierte en claros actos de irresponsabilidad.

“El tema no es cercenar el gasto para abanderar una política de ahorro, sino hacer una inversión eficiente que genere a su vez empleo, salud, educación y seguridad para la población, que son las necesidades primordiales de cualquier sociedad… la crisis económica ya se vislumbra como una de las peores de las últimas décadas, y el objetivo debe ser que no se convierta también en una crisis social”, indicó.

De acuerdo con el análisis de la cuenta pública 2019, realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), la reducción más significativa que se ha hecho es en lo relacionado a inversión productiva, situación que a su paso deja además menos empleo, disminución en la generación de riqueza y resta atractivo para el país a la llegada de la inversión nacional y extranjera.

Sauza Martínez, refirió que uno de los grandes riesgos que se tiene ahora es la libertad que se pretende dar al ejecutivo para la reasignación de recursos que habían sido previamenteetiquetados.

“Tenemos un año en que evidentemente la recaudación fiscal va a la baja y se tendrán mucho menos recursos disponibles para la inversión en diferentes sectores, al momento dicha disminución ya alcanza el 3.7 por ciento, pero bajo el argumento de la emergencia sanitaria se pretende dar rienda suelta a la reasignación de presupuesto y este es un grave riesgo, no se puede seguir echando dinero a una bolsa sin fondo y dejar de lado la inversión productiva que al final es la que nos podrá sacar a todos de este bache financiero”, sostuvo el líder empresarial.

Indicó que hasta hoy no se tienen señales claras de promoción para la reactivación económica del país, un plan viable, claro y medible de cómo recuperar ingresos, empleos e inversiones y más temprano que tarde una política poco eficiente cobrará la factura correspondiente.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.