¡Buenos Días Señor Gobernador!

Por: Antonio Huerta Gutiérrez

Al Partido Revolucionario Institucional no lo salva nadie, ni “Alito”. La elección del próximo dirigente nacional del PRI evidencia que a ese instituto político no le asienta la democracia. Lo realizado el domingo fue simple pantomima y, lo peor, es que sacó a relucir la especialidad de la casa: el ratón loco, la operación tamal, el acarreo de votantes, los “tacos” de votos y las urnas “embarazadas” antes de iniciar la recepción de sufragios. Alejandro Moreno Cárdenas es el último clavo en el sarcófago tricolor, o quizá mejor, el enterrador que le hacía falta a lo que poco que queda de ese partido para desaparecer de la faz de la tierra. La auténtica militancia busca otros rumbos, y, si no lo creen, pregúntenle al presidente de la Fundación Colosio en esta entidad quien ya se deja ver en plena asamblea estatal del Movimiento Ciudadano. Más vale a aquí corrió, que aquí murió.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.