CHIVAS TV BUSCA SER RENTABLE

José Luis Higuera arriesgó. No es poca cosa poner en juego un contrato de al menos 30 millones de dólares (mdd) anuales, llegar a la mesa con el gigante Televisa y, antes de terminar la cena, levantarse para no volver. Y, luego, crear un negocio de telecom en una empresa alejada de la tecnología.

Jorge Vergara, dueño de Chivas le confió una de las marcas más arraigadas de México y uno de los 15 clubes más cotizados del planeta. Hace casi 10 años, cuando el también dueño de Omnilife decidió construir un nuevo estadio, Higuera, director, fundador y ceo de Pure Leasing, le otorgó un crédito de 502 millones de pesos (mdp). La razón social del estadio es Templo Mayor de Chivas, A.C.

La relación “futbolera” que hay entre Vergara e Higuera (ceo de Chivas y Omnilife) data de 2008, cuando se gestionó el crédito para el coloso ubicado en el municipio de Zapopan, Jalisco, el cual hizo de Chivas el equipo más valioso del país: más de 300 mdd.

Aun así, es uno de los cinco clubes mejor valuados de América. “La marca Chivas vale por lo que representa, por la identidad de jugar con mexicanos”, y José Luis reconoce que parte de ese prestigio y poder de convocatoria se gestó entre 1956 y 1965, “la época del Campeonísimo”, cuando ganaron siete ligas, seis títulos Campeón de Campeones, una Copa México y un título de Concacaf.  Hoy no ganan una Liga desde 2006, cuando derrotaron al Toluca.

Higuera es una persona de riesgos y apuestas. Creyó en su proyecto (Pure Leasing) y logró que lo adquiriera Grupo Financiero Actinver. Así llegó con Jorge Vergara, quien, tras sus pleitos personales y laborales con su ex esposa, Angélica Fuentes, decidió entregar a Higuera la gestión de Chivas.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.