Cuestiona CANACINTRA reforma a Ley de Adquisiciones

  • Tampoco se solucionará así el problema del abasto de medicamentos

Grupo Puntual / Carlos Moreno Carreto

TOLUCA, México, 31 de Julio de 2020.- La reforma al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público pone en riesgo cientos de miles de empleos no solo de la industria farmacéutica, sino también de la industria de dispositivos médicos, la cual está conformada por empresas de todos tamaños.

El Estado de México, que durante los últimos años ha generado importantes inversiones en temas farmacéuticos, se verá afectado con esta decisión que además no garantiza que con esto se solucione el abasto de medicamentos a nivel nacional, pues ha sido la falta de planeación y el retraso en el pago a proveedores lo que ha ocasionado que no se cuente con los medicamentos e insumos cuando se requieren.

Imelda Meza Parrilla, presidenta de la Cámara de la Industria de la Transformación en el Estado de México, señaló que esta decisión se suma a la serie de acciones emprendidas para realizar asignaciones directas en la compra de bienes y servicios por parte del Gobierno Federal y que deja de lado a las empresas locales, que generan bienestar, empleo y riqueza dentro del país.

“La modificación a la Ley permitirá hacer compras en el extranjero de manera discrecional, sin garantizar que se consigan las mejores condiciones para el estado, sin reglas, procedimientos, bases, lineamientos, sin piso parejo para la industria nacional para poder competir”

La líder de los industriales en la entidad refirió que esto impedirá la fiscalización, transparencia y publicidad sobre los recursos utilizados para esas compras y se prevé que incluso el desabasto que se ha sufrido en el último año de medicamentos se incremente ya que esta medida no garantiza ni la oportunidad en la disposición de los insumos y mucho menos la calidad, seguridad y eficacia de los bienes que se adquieran poniendo en un enorme riesgo a los pacientes mexicanos.

“Es muy lamentable que en una situación como la que se vive en el país, donde miles de empresas tienen problemas financieros y de operatividad, las políticas públicas estén orientadas a beneficiar a unos cuantos y no a promover el dinamismo en la economía y la sana competencia. Es de todos conocido que las compras de Gobierno son uno de los motores indispensables de la economía nacional por lo que exigimos que las políticas estén orientadas al desarrollo económico y la generación de empleos”, indicó Meza Parrilla.

La modificación en la Ley de adquisiciones además no responde a las condiciones de salud derivadas de la pandemia, sino a una decisión que desde hace un año ha venido desarrollando la administración federal para realizar asignaciones de manera directa, aun cuando estas resulten más costosas e ilegales.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.