Despierta la creatividad el COVID-19

  • Ante la escasez de cubrebocas Diana se puso a producirlos a máquina y con tela lavable

Grupo Puntual / Claudia Rodríguez

TOLUCA, México, 17 de Mayo de 2020.- El desempleo en la entidad mexiquense alcanza a muchas personas, tal es el caso de Diana Velázquez, ama de casa y mamá de dos pequeños, quien decidió verle el lado bueno a toda esta contingencia del COVID-19.

Con apenas algo de conocimiento en la máquina de coser, comenzó a realizar cubrebocas de todos colores, tamaños y diseños, y es que dice que farmacias y centros comerciales registraron desabasto, de ahí que comenzó su producción de este artículo con tela lavable.

«Ahorita con este problema comencé a incrementar mis ventas, de un 40 por ciento hasta un 80 por ciento, además de que me permite ver a mis pequeños», explicó.

La joven madre, originaria de Santa Cruz Atzcapotzaltongo, señaló que prácticamente encontró en el virus una forma de subsistencia ante el panorama económico desalentador que viven muchas mujeres.

«Más que nada ahorita que ya no hay en ningún lado cubrebocas me animé, tengo como un año y medio que mi papá me enseñó, me dijo así en recto y me las ingenie», precisó.

En un día realiza más de 50 piezas, los costos son de tres piezas por ochenta o por 100 pesos, dependiendo la tela.

Diana señaló que las redes sociales se convirtieron en sus mejores aliadas, ya que fue a través de esta vía que comenzó a dar a conocer sus productos y por ende a vender las piezas.

«De por sí en internet se está vendiendo mucho, es una buena idea para quienes no tenemos tiempo, ahorita me ha servido de mucho mis entregas pongo puntos a convenir, entrego en Toluca y Metepec», relató.

La tela que utiliza es lavable y permite que puedan utilizar los cubrebocas más veces que uno normal, de los que se ofertan en las farmacias.

«Es tela de algodón, se quita, se lava y se puede utilizar otra vez lo que permite un ahorro», apuntó. Esta actividad, le ha permitido apoyar en la economía de su familia, ya que el ingreso de su esposo sólo es para pasar el día, ahora puede contribuir en la compra de pañales, leche y hasta un «lujito» cuando las ventas se lo permiten.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.