Discriminan enfermas de COVID-19

  • Tienen encerradas y abandonadas a mujeres privadas de la libertad, contagiadas, en el penal de “Santiaguito”

Grupo Puntual / José Contreras Contreras

ALMOLOYA DE JUÁREZ, México, 29 de Marzo de 2021.- Tiradas en el piso, sin acceso a un tanque de oxígeno que necesitan y sin tratamiento alguno, tres mujeres privadas de la libertad, contaminadas de COVID-19, permanecen desde hace más de 15 días aisladas en un pequeño local que anteriormente se utilizaba para la rehabilitación de adicciones al interior del penal de “Santiaguito”, en Almoloya de Juárez, al que las internas llaman “El SIKA”.

Las enfermas de COVID-19 fueron desalojadas del dormitorio femenil 11 al 5, por presión de las internas, ante el temor de que se produjera un contagio masivo de la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Luego las internas del dormitorio 5 también protestaron e incluso amenazaron con quemar todas las pertenencias y enceres de las mujeres contagiadas si éstas no eran sacadas de ahí, por lo que la dirección general de la penitenciaría decidió llevarlas al mencionado “SIKA”, lugar que por las restricciones sanitarias persistentes no se utiliza desde hace casi un año para el tratamiento de adicciones.

Sin embargo, en el lugar únicamente las encerraron y les llevan de comer una vez al día, el mismo menú que al resto de la población penitenciaria, y han recibido la visita únicamente en dos ocasiones de un médico adscrito al penal, la primera para realizarles las pruebas de detección de COVID-19, mismas que resultaron positivas, y la segunda para informarles que les llevarían un tratamiento, el cual, a la fecha, no ha llegado.

Las enfermas de COVID-19 enfrentan condiciones precarias en todos los sentidos y temen por sus vidas, pues sin atención adecuada y en la situación de alojamiento en que sobreviven –tiradas en el piso y sin el oxígeno suplementario que necesitan–, sus posibilidades de sobrevivir al COVID-19 son francamente limitadas.

“Pareciera como que la dirección general del penal hubiera decidido dejarlas morir, simplemente las fueron a encerrar a ese cuarto, como en espera de que el COVID se encargue de ellas y ellos tengan un problema menos”, dijo una de las internas que denunció los hechos.

Por ello, hicieron un llamado al titular de la Dirección de Prevención y Readaptación Social del Estado de México, al gobernador Alfredo del Mazo Maza, y al presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Jorge Olvera García, para que verifiquen la situación y actúen para evitar este trato discriminatorio que enfrentan las mujeres privadas de la libertad en el penal de “Santiaguito”, en Almoloya de Juárez.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.