Drogan reclusas en penal de Almoloya de Juárez

  • Suministran, sin prescripción médica, medicamento de uso controlado que puede provocar convulsiones y derrames cerebrales

 

Grupo Puntual / José Contreras Contreras

ALMOLOYA DE JUÁREZ, México, 28 de Agosto de 2018.- Sin prescripción médica, “solo para mantenerlas tranquilas”, el director del Centro de Prevención y Reinserción Social Santiaguito, en Almoloya de Juárez, Alejandro Meraz Sánchez, y la subdirectora del mismo centro penitenciario, María Miriam Ortega Garduño, suministran “a la fuerza” a las internas el medicamento denominado Clonazepam, el cual puede generar graves reacciones a nivel cerebral.

El Clonazepam es un fármaco del grupo de las benzodiacepinas utilizado en el tratamiento de trastornos como la bipolaridad, el cual únicamente debe ser suministrado a elección en terapia psiquiátrica; sus propiedades son ansiolíticas y sedantes, su principal foco de acción es el sistema nervioso central (SNC), sobre el cual tiene la capacidad de disminuir la actividad eléctrica de éste, ejerciendo efectos como sedante, ansiolítico, anticonvulsionante, miorrelajante y estabilizador del estado de ánimo.

Sin embargo, el consumo excesivo no prescrito por un especialista (Psiquiatra) del Clonazepam provoca convulsiones, alucinaciones, alteraciones en el comportamiento, sudoración, temblores, calambres musculares, problemas gástricos, ansiedad, alteraciones del sueño, y, en el peor de los casos, derrames cerebrales.

“Lo único que se la pasan haciendo (Alejandro Meraz Sánchez y María Miriam Ortega Garduño) es torturándola durante el día, y ellos mismos, los del penal, la mantienen drogada, mi hija se da cuenta y me ha explicado que le dan Clonazepam, en todo el día le daban una pastilla por la mañana y una por la tarde-noche, para que mi hija con eso se estuviera tranquila”, denunció el padre de la interna Jesica Alejandra Domínguez Cervantes.

 

“No tienen ninguna prescripción médica, es una decisión del penal, yo estuve indagando y esa pastilla que le daban a mi hija es un tranquilizante, entonces la mantenían prácticamente sedada para que mi hija se estuviera todo el tiempo en su área de observación, prácticamente dormida”, amplió el padre de Jesica Alejandra Domínguez Cervantes.

Explicó que, además de recibir ese medicamento de uso controlado, sin prescripción médica, su hija fue víctima de violencia, tortura, segregación y todo tipo de vejaciones, luego de que se negó a ser parte de una cadena de venta de drogas, principalmente marihuana, al interior del penal de Santiaguito, en Almoloya de Juárez, de lo cual responsabilizó a la subdirectora de la penitenciaría: María Miriam Ortega Garduño, y a las internas Alejandra Denise Canchola Cervantes y Luz del Carmen Reyes Torres, así como a dos custodias a quienes solamente identificó por el nombre de “Reyna” y “Renata”, la primera Jefa de Custodias en el Dormitorio 11 de esa cárcel.

“A mi hija le dijeron que tenía que entrarle a la venta de drogas, marihuana, y ella se negó, y entonces comenzaron los problemas, pues además de ser perseguida y golpeada en repetidas ocasiones por las internas, cuando intentó defenderse fue separada de la población carcelaria y enviada a un área de observación, y ahí es donde la comenzaron a inyectar y a drogar para tenerla sedada casi todo el día”, acusó el padre de la presunta víctima de maltratos.

 

Apuntó además que, sedada, su hija fue golpeada por personal masculino del llamado Grupo Táctico de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM) que tienen dentro de la penitenciaría para “someter” a cualquiera que no obedece las órdenes de la subdirectora María Miriam Ortega Garduño.

“Incluso tengo un acta levantada ante Derechos Humanos, que acudí el jueves 9 de agosto, porque el día lunes 6 de agosto, domingo para amanecer lunes, entra el Grupo Táctico varonil, y a mi hija, Jesica, y otra interna que responde al nombre de Mariana, fueron golpeadas por los miembros del Grupo Táctico Varonil; solicité los videos de una cámara de circuito cerrado que hay en ese pasillo, pero me negaron y han ocultado ese video para encubrir los malos tratos y torturas a las que someten a las internas en Almoloya de Juárez”, relató el padre de la interna presuntamente afectada.

Señaló que la subdirectora del Centro de Prevención y Reinserción Social de Almoloya de Juárez, María Miriam Ortega Garduño, ordenó el traslado de su hija, Jesica Alejandra Domínguez Cervantes, primero a una cárcel de Nezahualcóyotl, y luego al penal de Ixtlahuaca, donde actualmente se encuentra recluida.

Jesica Alejandra Domínguez Cervantes fue detenida en octubre del año 2014 por participar en un robo con violencia dentro de una tienda de conveniencia de la cadena Oxxo, en la colonia Benito Juárez, de Toluca; recibió una primera sentencia de 3 años y dos meses por el robo, y otra sentencia más de 5 años y 4 meses por “proferir palabras altisonantes” (groserías) al personal de ese establecimiento comercial.

Domínguez Cervantes es madre de dos hijas, por lo que su padre, quien prefirió reservar su identidad por temor a mayores represalias, hizo un llamado al gobernador Alfredo del Mazo para que revise el caso y, sobre todo, las conductas que el personal directivo del penal Santiaguito registra contra su hija.

“Señor Gobernador, don Alfredo del Mazo Maza, yo le pido, usted que también es padre de familia, que se compadezca del infierno que está viviendo mi hija, quien sí cometió un error, quien estuvo donde no debería estar, pero no por ello debe ser tratada con tanta crueldad, impida que la sigan torturando, la van a volver loca con tanta droga, no permita que hagan eso a las internas, pueden haber violado la ley, y están pagando su condena, pero no por eso son animales de laboratorio a las que pueden drogar y provocarles hasta un derrame cerebral con esas drogas. Por favor, haga algo, detenga esa locura que se vive en Almoloya de Juárez”, concluyó el padre de Jesica Alejandra Domínguez Cervantes.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.