EL PAÍS HOY

Ernesto Soto

Aprueban 70 asuntos sin checar, y a vacacionar los diputados

Entre los años veinte y treinta, el francés André Breton visitó México y lo sorprendió, porque el escritor, poeta, ensayista y teórico del surrealismo, exclamó que acá no había niveles y que era más surrealista que su teoría. Es decir, en este país puede pasar cualquier cosa, por inverosímil que pareciera. Este caso es aplicable a los diputados, quienes no se miden para eludir su labor, pero eso si cobran como grandes magnates.

Para los asambleístas era urgente irse de vacaciones, pues no volverán a acomodarse en su curul hasta el mes de septiembre, por eso, al haber concluido el Segundo Periodo Ordinario, los diputados pasaron prácticamente sin ver 70 asuntos, sin discusión, únicamente así, a valor mexicano.

En los últimos días de trabajo, en abril, los únicos temas que merecieron un debate fueron las reformas a la Ley de Radio y Televisión en materia de derechos de las audiencias; la legalización de la marihuana medicinal y mayores penas al robo de hidrocarburos, así como la nueva Ley de Cultura.

Pero como el tiempo no fue suficiente para profundizar en todos los temas, fue necesario resolver “al vapor” varios asuntos, ante los reclamos de los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Muy seguros de sí, pero con la mente en algún sitio vacacional. decidieron pasar sin discusión los cambios a la Ley del ISSSTE, a la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores en materia de salud, a la Ley Federal del trabajo, a la Ley para la Inclusión de las Personas con Discapacidad, en materia de asuntos indígenas, de deporte, medio ambiente, personas con discapacidad y madres solteras.

Así que en un tiempo cortísimo, como para ingresar al libro de los Record Güines, se aprobaron 117 dictámenes, de los cuáles más de 70 se sacudieron los legisladores en los últimos dos días de abril, como si fuera una epidemia mortal.

Así que con estas acciones cerraron los congresistas los trabajos, por lo que la gran mayoría, no retornará al recinto hasta el siguiente periodo de sesiones que comenzará en septiembre. Así que nadie lo dude, dados estos calores inhumanos, nuestros flamantes congresistas se irán a descansar, su salario les da para eso.

Fue tan emocionante el acto de votación, que las fotos no mienten. Un diario de circulación publicó en su primera planta una instantánea donde la mayor parte de los diputados, con el brazo derecho estirado, el rostro iluminado, esta vez sin ningún tipo de división partidista, dijeron sí a todo.

De cierta manera, los destinos del país están en manos de estos hombres. De sus reflexivas ideas depende que millones de mexicanos se beneficien. En este caso, el que una nueva ley entre en circulación y sea acertada, dependen de los diputados, pero así ¿cómo?

Aunque habrá que situarse en un futuro cercano, cuando llegue el fin de año, estos hombres, ya con el espíritu navideño cuestas van exigir un bono especial en

metálico y otros beneficios, porque alegarán que se lo merecen. ¡Caray! Entre los lectores habrá algunos que digan: “Consíganme un trabajo de esos”.

E-mail: sottopaeze@gmail.com

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.