EL PAÍS HOY

Ernesto Soto Paez

En las delegaciones políticas piden al Ejército para vigilar

La violencia que provoca el crimen organizado en la ciudad, está provocando que la ciudadanía se arme contra la delincuencia, pero otros segmentos están exigiendo al presidente Enrique Peña Nieto que elementos del Ejército o de la Marina patrullen la metrópoli.

Esto es muy grave, pero alguien tiene que hacer algo para frenar tanta violencia. Por ejemplo, en la Delegación Gustavo A. Madero los índices de violencia son muy altos. Muchos asaltantes se concentran en el paradero del Metro 18 de Marzo y la autoridad no actúa con prontitud y hay impunidad de los malos.

Al respecto, la Comisión de Seguridad Pública en la Asamblea Legislativa (ALDF), dijo que más que al Ejército, el tema le compete a la policía capitalina; sin embargo, también solicitarán al Gobierno Federal, inicie la revisión del nuevo sistema de justicia penal, pues en lo que va del año han salido 12 mil reos de los reclusorios, muchos de los cuales siguen delinquiendo.

Aunque por el momento parece una promesa, el legislador Gonzalo Espina Miranda, presidente de la comisión antes citada, dijo que pondrán sobre la mesa el tema pues “la mayoría de los que han cometido un incidente delictivo en la capital, son reincidentes que ya estuvieron en una prisión”.

Pero aunque el legislador duda que el Gobierno Federal les dé alguna respuesta favorable, en el caso de los colonos de la Delegación Álvaro Obregón –que también exigen respuestas prontas—, los exhortó para que se acerquen al órgano legislativo y aseguró que el pleno presentará una iniciativa donde se invite al Gobierno a reformar el sistema penal, ¿será?

Respecto a la delegación anterior, los habitantes de Lomas de Capula, ubicada en dicha demarcación, denunciaron que pese a tener reuniones constantes con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la incidencia de delitos en asaltos, secuestros y narcotráfico siguen en aumento.

Pero no son los únicos, residentes de Las Águilas, Lomas de las Águilas, Torres de Potrero y Olivar de los Padres, tienen mucho tiempo demandando protección y ahora están en una duda, un gran dilema: armarse y hacerse justicia por propia mano, o que el Ejército y la Marina los protejan, pues las zonas se han vuelto inseguras y los delitos siguen en aumento.

Cabe mencionar, que desde septiembre de 2016 a la fecha, van 35 personas asesinadas por la delincuencia en diferentes colonias de la delegación, según registros de la Procuraduría General de Justicia capitalina, pero sólo los han registrado, solamente eso.

En la Álvaro Obregón, de acuerdo a las estadísticas, cerca de un 70 por ciento de las colonias son marginadas, a lo cual se agrega que son víctimas de crimen organizado y están inermes pues la policía no hace nada.

E-mail: sottopaeze@gmail.com

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.