EL PAÍS HOY

Ernesto Soto Paez

 Carpetas de investigación por asesinatos dolosos, la impunidad que no cesa

Como en otros rubros de la violencia en la México, esta vez  fueron registradas 14 mil 190 carpetas de investigación por asesinatos dolosos en los meses de enero a julio de 2017, dígitos muy graves que alguien tiene que tomar en cuenta para combatirlos directamente, pero ya.

La información dada por el Secretario del Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, establece que esta cifra podría llegar a cerrar el 2017 con 20 mil carpetas de investigación por homicidio. ¿Entonces, es ya un hecho y nada más? ¿No sería este el momento en el cual se deben trabajar estrategias para paliar este índice delictivo, porqué esperar a que llegue el momento de seguir quejándose de lo inevitable?

Aun hay más, según trascendió, esa cifra no había alarmado a las autoridades responsables desde el año de 2013, donde se alcanzaron 13 mil 517 casos; y de nuevo la inquietud, ¿qué se hizo durante estos años por evitar tan alarmante aumento de esas carpetas de investigación o mejor dicho para combatir los ilícitos que provocaron que se levantaran las carpetas?

Es más, este en este año los estados de Guerrero, Estado de México, Baja California, Veracruz, Chihuahua, Sinaloa y Ciudad de México, fueron las entidades con un mayor número de expedientes, de tal forma que las estadísticas se fueron al cielo, así, sin más ni más ni moverse un dedo.

Informaciones al respecto, revelan que los operativos que aplicó la Federación no lograron evitar el aumento en los asesinatos con objetos punzocortantes, armas de fuego o de forma violenta, entonces, ¿De qué forma estableció la autoridad los operativos que estos delitos se les fueron de las manos?

Como se recordará, hace casi un año, el presidente Enrique Peña Nieto informó que iba a implementar un programa de atención integral para los 50 municipios en donde se concentra un 42 por ciento de crímenes, pero no ha pasado nada. Entonces, habrá que decir que es un área abandonada, donde el curso de las cosa siguió su cauce normal hasta arribar a esos 13 mil 517 casos.

Un operativo que podría arrojar números negros al respecto, sería que las policías establecieran operativos de revisión de mochilas, bolsas, bultos sospechosos y, sobre todo, que aumenten los aparatos detectores de metales en ciertos puntos estratégicos por donde pulula la gente.

En estaciones de transporte, en las entradas a oficinas públicas o privadas, en la red del Sistema Colectivo de Transporte, en escuelas y aun en centros de trabajo, estos detectores de metales podrían arrojar resultados positivos y no esperar a sufrir un nuevo susto cuando se lleguen a 20 mil carpetas de investigación por homicidio, a fines de este 2017.

 

E-mail: sottopaeze@gmail.com

 

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.