EL PAÍS HOY

Ernesto Soto Paez

Trolebuses, especie en extinción

Junto con el buen recuerdo que traen a la mente los tradicionales trolebuses, estos van desapareciendo en la vida real, sobre todo cuando se les ve rodar sobre las calles de la capital, ya casi chatarras, y sin que tengan reparaciones importantes, pues les faltan las refacciones adecuadas.

Lo noble de este transporte, por otro lado, también se esfuma, pues los miles de usuarios que recorren grandes distancias por dos pesos, o los ancianos que lo hacen gratis, poco a poco los ven desaparecer.

Además, ya hay a bordo una gran cantidad de vendedores, de limosneros y cantantes que hacen más difíciles los recorridos. A esto se agregan los carteristas y asaltantes, cuyas víctimas son en su mayoría ancianos de la tercera edad y público, en general sin dinero.

Así van pues estos trolebuses, con los vidrios manchados, sus láminas oxidadas, sus asientos pintarrajeados, con goteras en los techos, y boletos regados.

Dicha red de transporte está compuesta por un total de 340 unidades, distribuidas en nueve delegaciones; no obstante, en un recorrido se puede constatar, que en las ocho Líneas de trolebús persisten múltiples problemas.

Entre las fallas más recurrentes, está la caída de los cables, también conocidas como “plumas”, las cuales llegan a causar graves retrasos en sus traslados, sobre todo cuando se va la energía eléctrica.

Por ejemplo, al sur de la capital, en el circuito que va de Ciudad Universitaria a San Francisco, los carros son muy viejos a diferencia de los del Eje Central; los choferes dan el boleto de mala gana y luego ni se detienen.

Otro recorrido azaroso es el de la colonia San Felipe al Metro Hidalgo, los trolebuses chatarra no siempre terminan sus viajes por los “bajones” de energía. El problema es que muchos usuarios, entre estos ancianitos, se quedan a la buena de Dios, pues muchos no pueden caminar bien y otros a duras penas siguen su ruta a pie.

En la Línea K, el estado de las unidades es de malo a pésimo: se trata de una de las rutas con carros más antiguos, con unidades de la serie 42, que tranquilamente tienen entre 40 o 45 años.

De acuerdo con el Proyecto Institucional 2013-2018 de Servicio de Transportes Eléctricos (STE), se tiene planeado incorporar 100 trolebuses nuevos en los circuitos G e I, los cuales circularán de Metro Boulevard Puerto Aéreo a Metro Rosario, y de éste último, a Metro Chapultepec, lo malo es que no se ve claro y en su rodar, los trolebuses se van deshaciendo, aunque parezca una exageración.

E-mail: sottopaeze@gmail.com

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.