EL RACISMO DISFRAZADO DE TRUMP ANTE LA VÍSPERA DE LAS ELECCIONES

14623778502272

La retórica anti-migrante de Trump y sus aliados ha marcado este ciclo electoral durante más de un año.  Pero el ala ultraderechista del Partido Republicano y su abanderado presidencial sí tienen razón en que este momento representa el fin del país que ellos identifican como el suyo.  La consigna de la campaña de Trump es una invitación al pasado: “Hagamos América grande de nuevo”.

El propio candidato lo expresó claramente a fines de la semana pasada: “Creo que esta será la última elección en que los republicanos tienen una posibilidad de ganar porque habrá gente fluyendo a través de la frontera, habrá inmigrantes ilegales entrando, serán legalizados y podrán votar y una vez que eso suceda ya te puedes olvidar de todo”.

Michelle Bachmann, ex representante federal quien brevemente fue candidata presidencial republicana en 2012, comentó a la misma cadena cristiana que “si ves los números de la gente que vota y vive en el país y los que Barack Obama y Hillary Clinton quieren traer a este país, esta es la última elección donde tenemos aún una oportunidad para votar por alguien que defenderá los principios morales de Dios.  Es esta”, reportó The Guardian.

A la vez, casi 59 millones de inmigrantes han llegado a Estados Unidos durante los últimos 50 años llevando a que la población inmigrante total de este país llegue a 14 por ciento de la población nacional, reportó el Pew el año pasado (el total de la población inmigrante hoy día es de 45 millones —un número más bajo que los 59 millones que murieron o regresaron a sus países.

Ante estos cambios, el mensaje demagógico de Trump y sus aliados de que “ellos” se están robando a “nuestro” país ha cobrado resonancia entre algunos sectores, bases ultraderechistas y partes de la clase media baja y obrera blanca en este país.

Al criminalizar a los inmigrantes, o los que se parezcan a inmigrantes, los ha convertido en los “enemigos”, lo cual ha generado elogios de partidarios del Ku Klux Klan y “grupos de odio” racial.

Sin embargo, algunos de los más vulnerables en este país, los inmigrantes indocumentados y sin derechos, rehúsan esconderse y rehuir de esta ofensiva política en su contra.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.