HAY QUE DECIRLO!

 

Por: Mario Alberto Falcón Correa               

 

+ Peña Nieto no influirá en la renovación del PRI

La histórica y tradicional jefatura máxima del PRI a cargo del presidente de la república emanado de ese instituto, este viernes, en Toluca, fue sepultada por Enrique Peña Nieto.
Al término del evento con empresarios exportadores, el gobernador Alfredo del Mazo Maza, fue anfitrión de una comida del mandatario con los gobernadores priístas, incluido el polémico Manuel Velasco, gobernador-senador por Chiapas y militante del PVEM, antiguo socio de los tricolores.

Asistentes a la reunión y confiables amigos, nos comentaron que a los postres, se abordaron los temas de la transición, de la economía, de riesgos y ventajas con los planes del nuevo gobierno, pero sobre todo, de la dolorosa derrota del PRI el primero de julio a nivel federal y en 19 estados de la República.

En este punto surgió la nota. Con voz firme y ademanes enérgicos, el Presidente Peña Nieto dijo que no intervendrá en la reconstrucción del Partido Revolucionario Institucional. Que apoyará, como integrante del Consejo Político Nacional, las decisiones que tomen los órganos de autoridad del partido.

Repuestos del momentáneo shok, los gobernadores e invitados, aplaudieron la decisión de Peña Nieto de no dar línea, pero las miradas se concentraron en el anfitrión, sentado a la derecha del Presidente.

Fue mudo y comprometedor mensaje.

UN PANORAMA DISTINTO AL DEL DOS MIL
A diferencia de la elección del año 2000, en la que perdió por primera ocasión la Presidencia de la República, ahora el PRI no contará con el apoyo de la mayoría de los gobernadores, ni de los Congresos locales, ni de las autoridades municipales, menos aún, de la Cámara de Diputados y senadores.
Y también es importante mencionar que no es lo mismo Vicente Fox que Andrés Manuel López Obrador, Tampoco es comparable la cofradía azul que las hordas morenistas , políticamente hablando.

El detalle más importante en la nueva configuración de gobierno, es que los gobernadores no tendrán mucha incidencia en la asignación del presupuesto.
Presumiblemente los gobernadores tendrán por primera ocasión un contrapeso real en los super delegados federales que bien pueden dejar su futura función de gobierno, únicamente con carácter protocolario.

Si a esto sumamos la reducción sensible que tendrá el PRI en sus prerrogativas como consecuencia de la baja votación que obtuvo, así como la nueva ley que promueve Morena para reducir hasta el 50% el financiamiento a los partidos políticos, se prevé entonces un escenario muy complicado, por no decir casi imposible de superar, a fin de regresar a ser un partido altamente competitivo.

CORTE DE CAJA DEL CAPITAL PRIISTA

Para que esta opción política pueda ser alternativa de gobierno en el futuro requiere de reinventarse ideológica y políticamente.
En el corto plazo, reagruparse y realizar los cambios de dirigencia en toda la estructura, desde el Comité Ejecutivo Nacional hasta los comités seccionales.
La renovación podría incluir hasta el cambio de nombre –aunque no es necesario y podría tomarse como simulación- sin dejar de lado una nueva inserción en la sociedad, especialmente con los jóvenes.

El PRI debe ser un partido del presente y para el futuro. La fusión de políticos experimentados con nuevos valores es no solo la fórmula ideal, sino la única.
La riqueza de valores es importante en el PRI de todas las épocas.

Claudia Ruiz Massieu, desde la dirigencia nacional, puede conducir un exitoso plan de renovación, auxiliada por probados priístas como Manlio Fabio Beltrones, Miguel Angel Osorio Chong, Roberto Campa Cifrian, Beatriz Paredes y nuevos valores como Mikel Arriola, José Antonio González, entre otros mas.
Sin un relevo traumático, sobran priistas con quienes impulsar una nueva agenda de trabajo, con ideas frescas sobre los temas que deben de integrar en su nueva plataforma.

EL PRI MEXIQUENSE LLAMADO A LA VANGUARDIA

En la primera alternancia de la Presidencia de la República, el Comité Directivo Estatal del PRI en el Estado de México, por su peso específico y posición geográfica, asumió la vanguardia de la reconstrucción que llevó doce años para recuperar Palacio Nacional y Los Pinos.
El entonces gobernador Arturo Montiel Rojas, contó en el diputado Isidro Pastor Medrano al activista mejor calificado para librar una batalla con los demás partidos.

El reposicionamiento del PRI fue rápido. En las elecciones intermedias del 2003 comenzó a cosechar frutos. Siguió en acenso en 2006 y en el 2009 los triunfos electorales en la geografía nacional, auguraban el éxito del 2012-

Ahora es distinto. La situación es más complicada. El reto es mayor y con menos herramientas para luchar-
Como el jefe natural del priísmo mexiquense, el gobernador Alfredo del Mazo Maza debe respaldar la recuperación local y liderar el esfuerzo nacional por una renovación real y profunda que le devuelva a este instituto político su imagen y destino histórico.

La carrera de un político que vive para la política, no puede esperar mucho en la sombra y los ejemplos están a la vista de todos.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.