La verdad de Kika Flores

  • La promotora de la vandalización de edificios públicos envuelta en delitos como abuso infantil

Grupo Puntual / Guadalupe Lizárraga

TOLUCA, México, 16 de Septiembre de 2020.- Erika Nicteha Flores Gutiérrez, conocida en el Estado de México como Activista Kika Flores, se presentó recientemente en entrevistas y redes sociales como madre de una joven asesinada y propietaria de la Fundación Iris, refugio para niñas y niños, víctimas de violencia sexual. Fue una de las convocantes a la toma de las instalaciones de los organismos de derechos humanos de Ecatepec y Ciudad de México, apenas un mes después de la misteriosa muerte de su hija Fátima Chacón Flores, a los 16 años, a quien dijo no haber podido velar por “culpa del Covid”, según su post, y le habían entregado los restos cremados.

La convocatoria de Kika Flores para tomar las instalaciones de las comisiones de derechos humanos inició el 6 de septiembre de 2020, con un sin número de compartidas en Facebook, y la principal difusión fue por activos de FRENA, Movimiento AntiAMLO, dirigido por Gilberto de Jesús Lozano. El objetivo era destituir a las funcionarias públicas Grisel Barrientos, directora del Instituto Municipal de la Mujer, a Sandra Pacheco, de la Fiscalía de Género y a Rosario Piedra Ibarra, presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Después de la toma y quema de las oficinas de Ecatepec, el 11 de septiembre, y de las denuncias por represión de policías estatales, el 14 de septiembre, las activistas se movilizaron en mensajes privados para retirar los mensajes de Kika Flores en los que convocaba al evento. La instrucción era retirar la evidencia de su convocatoria en las redes.

En entrevista radiofónica con Paola Rojas sobre la represión policial denunciada después de la toma de las comisiones de derechos humanos, la conductora de noticias enfatizó a la activista: “además estás embarazada”, y en las redes sociales se escribió que había sido golpeada en la detención por el fiscal de Atizapán, y que su embarazo era de ocho meses. Sin embargo, una fuente –de la que nos reservamos su identidad por el riesgo en que se encuentra– detalló a Los Ángeles Press sobre la simulación del embarazo de Kika Flores, y dijo que ella misma había comentado en un reducido grupo que se había ligado las trompas de Falopio para evitar otro embarazo. Pero “son los mismos miembros de FRENA los que difunden esa información de Kika”, apuntó.

Flores tiene seis hijos, y un nieto que adoptó de Fátima Chacón Flores, la hija fallecida a los 16 años, y que tuvo su hijo a los 12. El esposo de Kika, Alejandro Chacón, le quitó la custodia legal de sus hijos por abandono. Pero también Kika Flores demandó a su hija Fátima por maltrato al menor y abandono, y peleó la custodia de su nieto, ya hoy de dos años, de acuerdo con la siguiente evidencia.

Además del nieto, Kika Flores tiene bajo su resguardo a otros tres niños, que estuvieron reportados como desaparecidos con la alerta Ámber en Ixtlahuaca, Estado de México. De acuerdo con su propia información, son los niños que llevó a la toma de las instalaciones de los organismos de derechos humanos. Flores señaló en la entrevista con Rojas que los niños habían sido víctimas de abuso, y los tenía en el refugio de la Fundación Iris para atenderlos.

Flores también destacó que nadie le ayudaba en su manutención ni a darles educación, y que el gobierno nunca la había ayudado en nada. La periodista insiste en la pregunta: “¿Ninguno de los tres niveles de gobierno?” Y Flores responde: “¡Ninguno!”. Sin embargo, entre las evidencias recabadas por Los Ángeles Press, existe un documento oficial del Gobierno de la Ciudad de México, durante el periodo de Enero a Diciembre de 2018, que se corrobora parte de la ayuda recibida por ser “víctima de derechos humanos”, con un monto de 30,300 pesos (1,450 dólares aproximadamente).

A pregunta de la conductora, Kika Flores señaló también que sus nietos fueron golpeados por los policías, el de un año, y el de tres (hijo de su hija fallecida). Lo mismo señaló en el caso de su hija Erika, que “fue golpeada por los policías cuando intervino para que no la golpearan a ella”. Los golpes que supuestamente recibió su hija Erika fueron “en las costillas y sangraba de las rodillas”.

Rojas preguntó sobre el caso de Fátima, fallecida hace un mes, si había avanzado en las investigaciones, y si era por lo que se encontraba en la toma de las instalaciones de la comisión de derechos humanos. Kika Flores, sin ninguna alteración emocional, negó que el motivo de su protesta fuera por el asesinato de su hija. Dijo que estaba pidiendo la destitución de la directora del Instituto Municipal de la Mujer, Grisel Barrientos, a quien acusó de haber golpeado a Fátima, provocándole un supuesto aborto. En abril de 2019, fue grabada la trifulca en que supuestamente fue agredida la menor por la funcionaria, pero se observa en el video que fue la joven la agresora.

La historia de Fátima Chacón Flores tiene aristas misteriosas. Fue reportada como desaparecida el 10 de noviembre de 2018, cuando tenía 15 años, y se activó el alerta Ámber. Sin embargo, Fátima no sólo había sido demandada por su madre para quitarle la custodia de su hijo, sino además fue exhibida por ella en redes sociales como una joven con problemas de adicción inducida supuestamente por su padre y expuso fotografías de su nieto, aparentemente maltratado y con sangre en la nariz.

+ Artículo publicado originalmente en Los Ángeles Press

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.