LÍDERES POLÍTICOS

Jesús Belmont Vázquez

Puerto Chiapas

• Proyección comercial con Centroamérica

• Hay 7 mmdd comprometidos para las ZEE

El impacto negativo que podría generar en el mediano plazo la política económica y migratoria implementada por nuestro principal socio comercial y vecino del norte, así como las medidas de austeridad en el gasto público del Gobierno Federal, dejan en entredicho el flujo de inversiones en rubros de vital importancia para el desarrollo del país.

Si bien ha quedado claro que las áreas de desarrollo social, de seguridad, salud y educación están a salvo de los recortes presupuestales, resulta preocupante que otros proyectos que se han anunciado con bombo y platillo puedan quedar en el escritorio de las dependencias de la Federación.

Nos referimos a las Zonas Económicas Especiales, proyecto que la administración el presidente Peña presentó como una alternativa para sacar adelante a regiones que históricamente han estado alejadas del desarrollo del resto del país.

A pesar de la incertidumbre en el ámbito económico generada por los embates del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en estos momentos existen 118 proyectos de inversión en las Zonas Económicas Especiales, lo que permitirá que Chiapas, Michoacán, Guerrero, Veracruz y Oaxaca resulten beneficiados por estos capitales.

Del total de proyectos, 24 están en fase avanzada de negociación e implican una inversión de más de siete mil millones de dólares.

Para incentivar a los inversionistas que decidan arriesgar capitales en las ZEE, el Gobierno Federal anunció en fecha reciente un paquete de estímulos fiscales: descuento de 100 por ciento en el pago del Impuesto Sobre la Renta y de 50 por ciento en el pago de las cuotas patronales del IMSS en los primeros diez años.

La finalidad es que las Zonas Económicas Especiales que se ubicarán en Lázaro Cárdenas (Michoacán y Guerrero), Corredor Transístmico (de Salina Cruz, Oaxaca a Coatzacoalcos, Veracruz) y Puerto Chiapas, atraigan inversión nacional y extranjera.

Los estímulos fiscales van dirigidos a personas morales y físicas con actividad empresarial que inviertan en las citadas zonas económicas.

Después de los diez años en que gocen del descuento de 100 por ciento del ISR, los cinco años posteriores tendrán una rebaja de 50 por ciento.

En tanto en ese lapso, el descuento en las cuotas patronales del componente salud del IMSS será de 25 por ciento.

Adicionalmente se brindará un tratamiento especial en lo referente al Impuesto al Valor Agregado similar al que reciben las operaciones de comercio exterior.

Además, contarán con un régimen aduanero específico que incluye reducciones en las cuotas de derechos y exención de impuestos al comercio exterior por la introducción de mercancías en las ZEE.

En nuestra opinión, no es solamente con estímulos fiscales como se va a impulsar el desarrollo de las zonas especiales, sino que también se requiere garantizar la seguridad, la estabilidad social y la gobernabilidad en las regiones para salvaguardar las inversiones y en ese tenor el estado de Chiapas está a la vanguardia.

Chiapas –a diferencia de las otras entidades contempladas en la referida ley como son Oaxaca, Michoacán y Veracruz- cuenta con factores favorables para que el proyecto sea exitoso, uno de ellos, y tal vez el más importante, es la posición geográfica estratégica de Puerto Chiapas como polo de proyección comercial hacia el mercado conformado por las naciones de Centroamérica.

Desde esa óptica, la entidad lleva ventaja a las otras regiones contempladas en las ZEE y con toda certeza la administración estatal no escatimará esfuerzo alguno para consolidar a Puerto Chiapas como un modelo de potencial económico, comercial e industrial.

Hay que recordar que algunos economistas consideran que las Zonas Económicas Especiales corren el riesgo de que resulten poco atractivas para los inversionistas.

No debemos caer en el pesimismo al decir que el proyecto quedará en buenas intenciones como señalan algunos especialistas en las leyes de la oferta y la demanda al señalar que las grandes empresas podrían despreciar las regiones contempladas por la Federación para catapultar su desarrollo mediante la instalación de parques industriales, empresas y empleos bien remunerados.

Jesus.belmontt@gmail.com

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.