MEXICANO GANA TROFEO EN LA NASA POR PROYECTO DE VIDA EN JÚPITER

Con un trofeo de segundo lugar en sus manos, Jonathan Sánchez regresó a México luego de que fuera elegido por la NASA para ir a Estados Unidos a exponer un proyecto que ayudara a estimar probabilidades de vida en Júpiter.
Con una sonrisa en el rostro y una sudadera con el logotipo de la NASA, el joven de 19 años arribó con el orgullo de saber que su propuesta fue seleccionada, de entre iniciativas presentadas por jóvenes de todo el mundo, como una de las mejores.

“Lo logré. Valió la pena, se lo traje a mi México”, dijo el joven, al que el Gobierno y las autoridades estudiantiles de su País le voltearon la espalda cuando pidió apoyos para pagar los gastos que implicaría el viaje.

Ahora, Jonathan se siente esperanzado, pero hace dos semanas, el estudiante mexiquense estaba desesperado, pues, a pesar de sus esfuerzos, no lograba conseguir los 3 mil 500 dólares que necesitaba para probarse en el País vecino y para cubrir lo que por meses había planeado.

“Toqué puerta por puerta, se burlaban de mí, no me creían que iba a ir a la NASA, que era verdad. Pensaban que sólo les quería sacar dinero, por eso decidí rifar el vocho, pero no me alcanzaba”, comentó.

“Yo no veía nada de apoyos del Gobierno, del que dice en los comerciales que hay mejor educación, pero me siento feliz porque, en el camino, encontré a unos mexicanos. Unos mexicanos de la empresa mexicana Seguritech me hablaron, me dieron la mano, me dijeron: ¡vas porque vas! Fui y fui muy feliz”, agregó.

Como premio, la Nasa le dio una computadora portátil y un diploma que, asegura, al llegar a su casa, en Tultepec, y a su escuela, la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo, lo presumirá.

“Les diré que sí se puede, que tenemos que luchar por lo que queramos, aunque a veces sea muy difícil”, señala.

El proyecto con el que participó en el programa Air and Space International Program 2017, cuyo objetivo es proponer mejoras para un satélite que pueda rondar Júpiter, consiste en generar energía en la colonia por medio de electrólisis, optimizar el funcionamiento de robots y una ruta propuesta para ahorrar combustible.

Días antes de partir, la Alcaldía de Tultepec se sumó a la ayuda, con eso y con lo recibido por la rifa de su automóvil, con el que viajaba a kilómetros de distancia de su hogar para estudiar, pudo irse.

En Estados Unidos, le enseñaron a construir robots, flotaje de aeronaves y ahí conoció a los astronautas Flanklin Chang Díaz y a Clayton Anderson; éste último le autografió una estampilla con su fotografía y le escribió unas palabras que, dice, hará día con día: “Jonathan, dream!”.

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).