PERSPECTIVA DEL PRECIO EN COMBUSTIBLES EN 2017 DESFAVORABLE

27726_1

La depreciación del peso y el alza sostenida en el costo de la gasolina en Estados Unidos, de donde se importa alrededor de la mitad del consumo nacional del combustible, amenazan con provocar un incremento de precio en México de alrededor de 22.5 por ciento, una vez que en menos de dos semanas inicie la liberalización del mercado nacional, alertó Citibanamex.

Actualmente, el precio de la gasolina Magna es de 13.98 pesos por litro; el de la Premium, de 14.81 pesos y el del diésel de 14.63 pesos.

Con la depreciación del peso –de 18 por ciento en lo que va del año– y el mayor precio de la gasolina en Estados Unidos, como consecuencia del alza en las cotizaciones del petróleo, cambió “fuertemente” el escenario previsto por el gobierno federal cuando decidió proponer que se adelantara de 2017 a 2018 la liberalización del mercado de gasolina, planteamiento que fue aprobado por el Congreso en la Ley de ingresos para el próximo año.

Actualmente, el precio de la gasolina está controlado y fluctúa en una banda de incrementos no mayores a 3 por ciento. En 2016 el gobierno transparentó la fórmula para estimar el precio de la gasolina; en ella se establecen los costos, impuestos y ganancias que el gobierno supone que se observarían en un mercado liberalizado. Adicionalmente se incluye una variable de ajuste que permite garantizar que el precio al consumidor no exceda los límites de la banda.

En el caso de enero, los precios podrían ubicarse en 15.82 pesos el litro, frente a los 13.98 actuales (13.2 por ciento de aumento). Tales aumentos tendrían un impacto importante sobre los precios al consumidor y al productor. Considerando aquí sólo lo primero y sólo los efectos directos, el resultado es un aumento directo en el mismo de 0.95 puntos porcentuales en la inflación.

El impacto financiero en las familias de la transición a un esquema de precios de mercado será un elemento de consideración para el gobierno. Calculó que mantener el esquema actual implicaría un costo fiscal elevado: en un extremo, si se fijara el precio en el 2017 en el mismo promedio de 2016 (13.55 promedio por litro) en lugar del 16.61 que podría resultar de un precio completamente liberado, significa una pérdida de recaudación de 145 mil millones de pesos dado un consumo estimado de gasolinas para el 2017 de 820 mil barriles diarios.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.