PROPONE EL PRI QUE LA MARINA Y EL EJERCITO SALGAN DE LAS CALLES

G3008928.JPG MÉXICO, DF.- Cámara-Legislatura.- Expertos concluyen que los diputados toman posesión acotados por 15 personajes a los que rendirán cuentas; además, la agenda estará marcada por la crisis y la sucesión presidencial. DSL. Foto Agencia EL UNIVERSAL/Pedro Mera

Sacar a las Fuerzas Armadas del combate directo al crimen organizado y que sólo se dediquen a labores de inteligencia (en coordinación con el CISEN), es parte de la propuesta de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados para dotar de un marco jurídico al Ejército, Marina y Fuerza Aérea.

 Al presentar su iniciativa, César Camacho, coordinador del tricolor en ese órgano legislativo, aseguró que “queremos y hacemos votos porque los soldados regresen a sus cuarteles (…) y para eso requieren de una ley clara y sólida”.

Sin embargo, admite que es difícil que los soldados se retiren de las calles de inmediato, pues los cuerpos policiacos civiles han sido incapaces de combatir al crimen organizado.

Desde el pasado 8 de noviembre, el PRI propuso al pleno de la Cámara de Diputados que las Fuerzas Armadas sólo se utilicen para labores de inteligencia contra el crimen y de protección civil.

En la iniciativa se remarca que “las Acciones de Orden Interno y de Seguridad Interior que lleven a cabo las Fuerzas Armadas, en ningún caso se considerarán de seguridad pública”.

Propone, en su Capítulo Terceo, que “la intervención de las autoridades federales deberá ser progresiva y gradual del gobierno federal, primero con la participación de las autoridades y fuerzas de seguridad pública federales y, cuando éstas sean insuficientes para contrarrestar la amenaza, se dará la intervención a las Fuerzas Armadas, como último recurso del Poder Nacional”.

Durante la presentación del documento en tribuna, la diputada Marta Tamayo expuso que “las Fuerzas Armadas en México, por su disciplina, organización y disponibilidad, han sido, durante muchos años, el principal recurso que tiene la nación para enfrentar y contener los distintos desafíos de la seguridad que en cada momento se van presentando, tanto en el apoyo prestado en el plan de auxilio a la población civil en casos de desastre, como en el combate al crimen organizado”.

Sin embargo, apuntó, “su eficacia se ha visto limitada por la falta de un marco normativo adecuado para tal efecto, particularmente en cuanto a las acciones que pueden realizar en tiempos de paz”.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.