Siguen médicos expuestos al COVID-19

  • Denuncia personal médico que los equipos de bioseguridad no han llegado a clínicas y hospitales del Estado de México

Grupo Puntual / Martha Romero

TOLUCA, México, 1 de Octubre de 2020.- Hugo Téllez Salazar, médico adscrito al hospital de Ginecología y Obstetricia del Instituto Materno Infantil del Estado de México (IMIEM), denunció que el personal de salud no cuenta con los insumos necesarios y suficientes para enfrentar posibles contagios por los casos de Coronavirus Covid-19 que han atendido al interior de dicho nosocomio.

“Ha cobrado la vida de un doctor que trabajaba en el Banco de Sangre que se contaminó y falleció. Ahora está el caso de un compañero camillero al que se le confirmó el virus y aunque solicitó permiso para recibir atención médica, se le negó, el cuadro clínico avanzó y ahora está en un estado crítico de salud internado en el Centro Médico del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM”, expuso”.

Ante esta situación, dijo, han acudido con todas las autoridades del nosocomio, incluyendo al director Ernesto Escobar Prado, de quienes solo han recibido agresiones verbales, amenazas e intimidación, por lo que ante la falta de sensibilidad y ética de dichos funcionarios han decidido denunciar estos actos porque ya no están dispuestos a seguir tolerando dicha situación, ya que se trata de la salud del personal médico que tienen una familia a la que pueden perjudicar.

Téllez Salazar indicó que la incompetencia y prepotencia del director del nosocomio  ha sido denunciada a través de diversos oficios girados al Gobernador del Estado  de México y el Secretario de Salud, sin que hasta el momento hayan recibido una  solución a esta problemática que también perjudica a usuarios, pacientes y visitantes, colocándolos en peligrosa vulnerabilidad.

Reiteró que los empleados, quienes por edad y patología deberían permanecer en sus hogares, son obligados a laborar sin recibir equipo de protección adecuado, provocando la muerte de un médico y un camillero está muy grave, es decir, que  hay personal que está infectado debido a que a los afectados no guardaron la cuarentena y sólo se les permitió descansar alrededor de una semana para luego regresar a sus funciones.

“En el nosocomio se atienden en promedio entre 35 a 40 nacimientos por día y si tenemos a una paciente contagiada por Covid-19 en un hospital que no estaba diseñado para atender los contagios, imagínese la magnitud del problema que tenemos encima”, resaltó.

Otra de las anomalías que se han presentado, dijo, es que no se realizan los estudios pertinentes para valorar si el personal se encuentra o no infectado de coronavirus, además de que las pruebas para detectar si un persona tiene o no el coronavirus, solo son ocupadas para familiares o personas cercanas al director y a los funcionarios del área directiva.

Por último,   señaló que buscarán el respaldo de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) para que el personal de salud que labora en este nosocomio cuente con el equipo necesario para la atención de pacientes con Covid-19 y se realicen los diagnósticos correspondientes para determinar el número de contagiados que está laborando.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.