Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

Decepción y preocupación

 

Más preocupación que alegría dejó entre los dirigentes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) la concentración que organizaron a su dios, perdón, líder nacional, Andrés Manuel López, lo cual pensaron que sería toda una fiesta y resultó un petardazo.

Horacio Duarte Olivares, líder en el Estado de México del partido propiedad de López Obrador, terminó desencajado cuando vio la realidad de su instituto político, y no sé por qué pero me recordó aquél refrán tan sabio que reza: “mucho ruido y pocas nuces”.

Más allá de lo que la publicidad barata de los mismos dirigentes de Morena intentaron hacer creer a sus propios militantes y simpatizantes, la verdad superó a la fantasía y terminaron con una plaza cívica de Toluca con unos 3 mil asistentes, aunque ellos se cansan en hacer creer que fueron “más de 25 mil” los asistentes.

Alguien debería informar a los señores de Morena que en la Plaza de los Mártires de Toluca no cabrían esas 25 mil personas que dicen haber reunido. Tendrían que tomar en cuenta que en el mejor 15 de septiembre, con un show como el de Pepe Aguilar o los Ángeles Azules, con la Plaza de los Mártires de Toluca hasta el gorro, no se reúnen más de 15 mil personas, y ellos, los de Morena, tenían solamente un domo de esos que se construyen con lonas en el centro de esa plaza de cemento, la cual no ocupaba ni un tercio del lugar.

Los 25 mil seguidores de Andrés Manuel no caben más que en la imaginación de Horacio Duarte y otros dirigentes, como Delfina Gómez, quienes en realidad lo único que demostraron es que no han hecho bien la tarea que les encargó el propio candidato presidencial, y que quizá no recuerden que “la confianza mató al gato”, porque ellos verdaderamente están echados en la hamaca, esperando que el “efecto Peje” les beneficie y les haga “ganadores” de a gratis.

Los camiones vacíos de acarreados que contrató Gabriela Gamboa

De nada sirvió el acarreadero que algunos de sus candidatos a presidentes municipales y diputados locales organizaron el mismo domingo, cuando, como Gabriela Gamboa, en Metepec, ofreció descaradamente un “Peje-Tour” de ida y vuelta a Toluca, con 200 pesos de gratificación, un lunch y una gorra, para quien aceptara acompañarla en la capital mexiquense a echar porras a su líder nacional.

Eso serviría también de referencia para medir con más precisión que cualquier encuesta “cuchareada” la verdadera capacidad de convocatoria de cada uno de los candidatos de Morena a cargos de elección popular, y en el caso de la del ejemplo; es decir, Gabriela Gamboa, pues simplemente dejó mucho qué desear.

La señora Gamboa contrató 10 autobuses, con el objetivo de llevar a la Plaza de los Mártires de Toluca algo así como 400 “acarreados”, pues cada camión puede llevar cómodamente sentados a un total de 40 pasajeros. Pero no lo logró, solo pudo sacar de Metepec dos autobuses, el resto, ocho, los tuvo que devolver porque no respondió la gente a su convocatoria. Así de pobre anda su penetración como candidata.

Otros llevaron 3 o 4 camiones, pero a medio llenar, por lo que por más que se esforzaron, la realidad es que la concentración del domingo no dio los resultados deseados por los dirigentes de Morena, lo que es un verdadero llamado de atención a Horacio Duarte Olivares, Ricardo Moreno Bastida, la misma Delfina Gómez e Higinio Miranda, para que revisen cómo andan en realidad y dejen de estar pensando que el triunfo les caerá del cielo.

Delfina Gómez ya perdió una elección en el Estado de México, y como se ven las cosas la del 1 de julio podría ser la segunda derrota para la ex presidenta municipal de Texcoco, quien no trae todas consigo, pues ha demostrado, por lo menos hasta el momento, que habla mucho, pero hace poco, y que su nivel de efectividad en materia político-electoral verdaderamente anda por los suelos.

La concentración del domingo en Toluca también dejó en claro lo fallidas que están las dizque encuestas que insisten en tomar como referencia electoral los señores y señoras de Morena, pues si en realidad fuera tal el “arrastre” de López Obrador, en primer lugar no habría necesidad de “acarrear” gente pobre deseosa de hacerse de 200 pesos, un lunch y una gorra, ya que la gente llegaría sola con tal de estar junto a su ídolo. Lo que no ocurrió.

Es evidente que las encuestas se han convertido en instrumentos de propaganda política, más que en referente serio y responsable para la toma de decisiones. Las encuestas que tanto pregonan, sobre todo los seguidores de Andrés López, están elaboradas por empresas que hasta no hace mucho se dedicaban a levantar estudios de mercado para determinar los hábitos de consumo sobre refrescos, papas fritas o jabones para baño, no así a la identificación de la conciencia política de los ciudadanos.

Si quieren seguirse engañando a sí mismo, pues está bien, pero si en realidad pretenden enterarse de lo que siente la gente, la mayoría de la gente, en realidad tendrían que tomar más en cuenta este tipo de señales que ofrecen los propios ciudadanos, gratis, sin pagar encuestas, con el comportamiento ante sucesos como el mitin del domingo.

 

Verde descolorido

 

Otro que anda de capa caída es Jair Garduño Montalvo, ahora candidato a la diputación local por el distrito 35, del Partido Verde. En sus aires de grandeza pensó que podría llegar a competir por la presidencia municipal de Metepec, luego en su partido político se dieron cuenta que de mediano para abajo no pasaba, por lo que lo mandaron como candidato a la diputación local, para lo cual, supusieron, sí podría alcanzarle, pero no fue así.

Se “desinfló” Jair Garduño, ni alcalde ni diputado. Decepcionó al Verde Ecologista.

Pero también en esa posición le ha quedado a deber a su partido político y a los dos o tres que confiaron en él. La campaña proselitista le quedó grande, muy grande, su mayor acierto ha sido comprar unas cuantas lonas y pegarlas en lugares concurrido, así como unas 15 carteleras espectaculares, ahora sí legales, pues hay que recordar que antes mandó a hacerse una portada de una revista de deportes y luego la convirtió en espectacular móvil, de esos que se pegan en la parte trasera de los autobuses.

Pero con eso no es suficiente, sobre todo en un distrito tan competido donde lleva como adversarios a dos políticos de experiencia como el priista Miguel ángel Terrón Mendoza, quien no solamente le lleva años de vuelo en las lides políticas sino que además despliega una campaña muy en serio, pie tierra, junto con la abanderada del PRI a la presidencia municipal, Carolina Monroy, lo que le ha dado una ventaja muy considerable entre el electorado.

Pero el joven verde, Jair Garduño Montalvo, por cierto, hermano del famoso “empresario” Emir Garduño Montalvo, mejor conocido en redes sociales como #LordRollsRoyce, preso en Ecatepec por lavado de dinero y asociación delictuosa, tiene además frente a Bernardo Segura, quien fuera destacado marchista mexicano y que todavía goza de relativa fama entre cierto sector de la población, sobre todo en su natal San Mateo Atenco.

En ese escenario, Jair Garduño Montalvo, heredero de las glorias de su hermano #LordRollsRoyce, se hunde irremediablemente en una elección que cada día le queda más grande.

De acuerdo con los últimos sondeos disponibles, Jair, el joven verde, marcha en tercer lugar, lo que podría ser bueno para él, pero en realidad no lo es tanto si se analiza que entre el primer lugar, que es Miguel Ángel Terrón Mendoza, y él, hay algo así como una diferencia de 30 puntos, lo que jamás podrá superar, mucho menos en 10 días que quedan a las campañas proselitistas locales.

Un fracaso más para Jair, quien no le atina a una, sobre todo después de su transformación al Partido Verde, donde creyó que encontraría las glorias de la política, y lo único que ha visto en los últimos meses es fracaso tras fracaso. Ni modo.

 

AMLO sí, JuanRo no

 

Cada vez es más abierto el movimiento de rechazo hacia Juan Rodolfo Sánchez Gómez que emprendieron los verdaderos militantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Toluca, quienes evidentemente no quedaron conformes con que les hayan impuesto al panista como su candidato a la presidencia municipal.

Menos les cayó bien el “negociazo” que hizo Juan Rodolfo Sánchez para “convencer” al candidato de Nueva Alianza, José Guadalupe Hernández, de que supuestamente “declinara a su favor”. Parece que no le han explicado que eso en realidad no existe, que no hay transferencia de votos entre partidos, que eso es simplemente un golpe publicitario, no un avance electoral.

Además, para ser sinceros, ¿cuántos votos podría aportar Nueva Alianza a cualquiera? Tres, cuatro, esos son los militantes reales que tiene ese partido político en la capital mexiquense, o sea que lo que le haya co$tado a Juan Rodolfo su adhesión, pues fue un muy mal negocio.

En Toluca AMLO sí, Juanro no, sube la exigencia

Por eso, primero fueron algunos elementos de rechazo en redes sociales, lo cual podría considerase como “normal” dentro de cualquier proceso político en el cual siempre hay alguien que puede no quedar conforme con el resultado en la elección de un candidato a cualquier elección, pero poco a poco las cosas se han hecho más complicadas.

El movimiento de rechazo a Juan Rodolfo va en aumento, a grado tal que el mismo domingo, en la Plaza de los Mártires de Toluca, los militantes de Morena le recetaron sonora silbatina al ex panista, a pesar de que su líder, López Obrador, pedía “calma” y luego dijo que hay que estar “unidos”, que es importante que ganen todos los candidatos, no nada más él.

Pero los que forman este movimiento en contra de Juan Rodolfo están dispuestos a todo, ya exhibieron pruebas y más pruebas de presuntos malos manejos del ex alcalde de Toluca, de cómo se asignó “gratificaciones” de entre 180 mil y 300 mil pesos en cada mes de su administración, cómo se erigió en el presidente municipal que más ganaba en el país, haciendo caso omiso de las recomendaciones del Consejo de Valoración Salarial de la Legislatura local, y cómo heredó millonaria deuda en las arcas de la capital mexiquense.

Pero dicen que hay más, que hay mucho más asuntos “negros”, turbios, en los que Juan Rodolfo estría implicado, lo que, anunciaron ayer lunes, que expondrán no solamente ante medios de comunicación sino ante la justicia estatal. Lo que pretenden, aclararon, es encaminar una demanda penal en contra del ex panista, ahora candidato de Morena, para que, estando en juicio, no pueda tomar posesión como presidente municipal, en el eventual caso de ganar la elección constitucional.

Dicen que no permitirán que eso suceda, “así tengan que quemar el ayuntamiento de Toluca”, pues prefieren ir a la cárcel ellos mismos antes que permitir que Juan Rodolfo gobierno nuevamente la capital mexiquense, porque lo consideran “el peor alcalde que ha tenido Toluca”. Eso dicen ellos.

 

La última y nos vamos…

 

Ricardo Morena Bastida, representante de Morena ante el Instituto Electoral del Estado de México, tendrá mucho que explicar ante sus jefes. Primero hizo hasta lo imposible para que no se registraran 13 candidatos de ese partido político, dicen que porque esos 13 no le entraron con la cuota que él exigió a quienes querían ser inscritos como aspirantes a cargos de elección popular.

Pero ahora, en el límite del cinismo, dicen que está ya operando para favorecer al candidato panista a la presidencia municipal de Toluca, Gerardo Pliego, con quien, aseguran, “de la nada le salió una gran amistad”.

Ricardo Moreno, impuso a juan Rodolfo y ahora “asesora” a su adversario Gerardo Pliego.

La versión que corre en los pasillos del Instituto Electoral es que Ricardo Moreno ahora se volvió “consejero”, “asesor” de Gerardo Pliego, quien ve cómo se desmorona su campaña proselitista y nada más no avanza en el ánimo del potencial electorado.

El chisme político indica que el genial “asesor” político ha visto en Gerardo Pliego su “opción B”, luego del evidente enfrentamiento que trae con Juan Rodolfo Sánchez, a quien recomendó e impuso como candidato de Morena en Toluca, pero, dicen, no le cumplió a él con lo prometido, por lo que, molesto, ahora decidió retirar su apoyo y piensa restarle puntos vía el candidato de la coalición Por el Estado de México al Frente, que integran el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

En esas cosas casi inexplicables de la política, Ricardo Moreno busca asegurar su futuro, aunque sea económico, a costa de lo que sea, primero apostó por Juan Rodolfo, pero una vez que comprobó que los auténticos militantes de Morena nunca le van a respaldar, intenta regresar a sus orígenes perredistas y rescatar la alicaída campaña de Gerardo Pliego.

Dicen, quienes saben de esto, que la verdad de los dos no se hace uno, pero Ricardo Moreno Bastida sabe que, a río revuelto, ganancia de pescadores. ¿O no?

 

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).