Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

¿La mano que mece la cuna?

 

Los magistrados que integran actualmente el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) pasarán a la historia como los primeros en hacer “justicia real” y romper la sobre-representación que caracterizó por décadas al Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados del Estado de México, solamente que en esta ocasión aplicarán su “ley divina” en el Movimiento de Regeneración Nacional.

Ayer quedó listo el dictamen del Tribunal Electoral Mexiquense en el cual le darán la razón precisamente al ahora demandante Partido Revolucionario Institucional y, como por arte de magia, quitarán a Morena 10 diputaciones plurinominales que le asignó, de acuerdo con la fórmula vigente en la ley electoral de esta entidad, el Instituto Electoral del Estado de México al ahora partido mayoritario de este país, el que llevó a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

Los señores y señora magistrados mexiquenses harán historia al romper la llamada “sobre-representación”, que no es otra cosa que asignar diputados plurinominales al partido político que ganó la elección, lo cual, de entrada, sí es una estupidez, pero una estupidez plasmada en el Código Electoral del Estado de México, por lo que, mientras que los diputados no hagan su trabajo y cambien esa tontería, pues es legal, y como tanto así debería dejarse.

El caso es que la figura de diputados plurinominales se creó supuestamente para dar representación en los cuerpos legislativos a aquellos partidos políticos que en las urnas no eran capaces de ganar elecciones, por su tamaño, por su falta de capacidad organizacional y financiera, o por lo que sea, y se supone que era para llevar la “voz de las minorías” a las Legislaturas y que ahí se escuchara el sentir también de las minorías.

Magistrados ¿harán historia?

Al menos esa era la idea. Sin embargo, gracias a los vericuetos legislativos que siempre encabezó el PRI, al menos en este Estado de México, se tomó la decisión hace varios años de favorecer también al ganador de las elecciones con diputaciones plurinominales; es decir, al PRI, que era el que siempre ganaba en las urnas, al menos es lo que se debía oficialmente.

Y esto se hizo con la intención de que el PRI tuviera siempre el “control” político absoluto en las Legislaturas, sobre todo cuando le crecieron los enanos al circo político y los partidos distintos al Revolucionario Institucional comenzaron a ganar diputaciones por el principio de mayoría relativa, lo que puso en riesgo el “Maximato” que ejercía el PRI en estas cámaras.

Todavía en la Legislatura que hoy está en operaciones, donde el PRI es mayoría, existen diputados priistas de representación proporcional, o plurinominales, como se les quiera decir, y esos fueron precisamente los beneficiarios de esa jalada plasmada por nuestros brillantes diputados locales.

Pero como ahora las cosas son distintas, como el PRI no ganó prácticamente nada en las urnas, pues ahora recurrió a debatir lo que siempre le debatían, y es así como “mágicamente”, desde las alturas, ahora los magistrados del Tribunal Electoral del Estado de México tienen la “gran” idea de romper la “sobre-representación”, que ahora caería en el Movimiento de Regeneración Nacional.

Los pretextos son muchos, el primero fue precisamente la “sobre-representación”; es decir, que Morena tenía “muchos” diputados, que con los que obtuvo por mayoría ya era suficiente, que no necesitaba diputados de representación plurinominal; pero como eso no fue suficiente, dado que en el pasado el mismo PRI había sido beneficiario de esa sobre-representación, pues tuvieron que buscarle por otro lado, y encontraron por ahí el pretexto en el convenio de coalición que suscribió Morena con el Partido del Trabajo y Encuentro Social.

Se supone que varios de los diputados plurinominales de Morena no cumplieron con ese convenio de coalición, pues en ese documento se establecieron algunos distritos electorales locales en los que le correspondía proponer candidatos al PT y PES, y, en la soberbia política en la que algunos dirigentes de Morena incurrieron, sobre todo Horacio Duarte Olivares, quien al final repartió las candidaturas, pues parece que se “agandalló” y puso a su antojo, sin respetar ese convenio de coalición.

Por lo tanto, según el dictamen que armaron los “brillantes” magistrados del Tribunal Electoral del Estado de México, pues esos diputados de Morena no tienen derecho a ejercer el cargo, porque les correspondería a militantes propuestos por el Partido del Trabajo y Encuentro Social, pero como PT y PES no hicieron valer ese derecho y cedieron sumisamente a las decisiones de Horacio Duarte Olivares y su camarilla, pues lo más “sano” es quitárselos a la coalición Juntos Haremos Historia, y, como castigo por incumplir el convenio de coalición, pues asignárselos a otros partidos que sí se portaron bien.

Como el Partido Nueva Alianza desaparecerá del mapa electoral por no alcanzar el deseado 2 por ciento de la votación total válida a nivel nacional y en el mismo Estado de México, como Vía Radical, partido político social, tampoco la hizo y desaparecerá, pues entonces los magistrados del Tribunal Electoral del Estado de México decidieron que los beneficiarios de esta jalada sean precisamente el PRI y el Verde Ecologista de México, que son los que sí sobrevivirán y quedaron más abajo en las votaciones, por lo tanto harán un repartidero más o menos en proporción de 8 diputados plurinominales para el PRI y 2 para el Verde. ¿Qué casualidad, no?

Así sucederán dos cosas, por lo menos, la primera es que quitarán a Morena la mayoría absoluta que podría alcanzar en la próxima Legislatura del Estado de México, y, de paso, le sumarán 8 diputados más a lo que parecía sería la más insignificante bancada priista de la historia, y, de paso, le cederán 2 diputados al Verde Ecologista, los cuales, por cierto, ya están siendo negociados por el PRI para que se unan de facto y formen un grupo un poco más fuerte en la próxima conformación de la Cámara de Diputados del Estado de México.

En síntesis, los sumisos magistrados del Tribunal Electoral del Estado de México harán “justicia”, le cortarán una pata a Morena en la próxima Legislatura, y reharán al PRI mexiquense, con todo y sus aliados, para que no se vea tan “fregado” en la próxima Legislatura local.

De paso, obvio, el titular del Ejecutivo mexiquense, por cierto priista, tendrá un respaldo por lo menos aceptable en el Poder Legislativo, para que no lo avasallen como el PRI mexiquense hizo en el pasado con los partidos de minoría. Qué listos todos ¿no?

 

El coordinadorcito priista

 

Pues se confirmó lo que hace unos días comentamos en este mismo espacio, el señor Ernesto Némer Álvarez recibirá su premio a la ineficiencia y será el próximo coordinador de la fracción de diputados federales priistas del Estado de México en el Congreso de la Unión, integrada solamente por  diputados, por cierto.

El principal responsable de la debacle priista en el Estado de México será quien guíe los destinos de la “súper poderosa” bancada priista mexiquense en la Cámara de Diputados federal, quizá con la misma maestría que dirigió al Revolucionario Institucional en la peor derrota electoral de su historia el pasado 1 de julio.

De lado hicieron la capacidad, experiencia y pertinencia de los otros ocho diputados federales priistas electos, entre quienes destacan por supuesto la todavía senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo, quien arrastra el colmillo y destaca por su capacidad conciliadora y de negociación política.

Ernesto Nemer, confirmado como coordinador de diputados federales priistas.

Ni qué decir de Laura Barrera Fortoul, ex secretaria de Turismo y más recientemente directora general del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia del país; Ricardo Aguilar Castillo, ex presidente estatal del PRI y Subsecretario federal; Luis Enrique Miranda Nava, quien ha ocupado todos los cargos habidos y por haber en el Estado de México y en el gobierno federal, o Cruz Juvenal Roa Sánchez, quien, sin despreciar a otros que también lo hicieron bien, tuvo un extraordinario desempeño como presidente de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura del Estado de México.

Pero, ni modo, quien toma las decisiones en el Partido Revolucionario Institucional tuvo la brillante idea que quien en el currículum más amplio como Secretario Particular es el que tiene “más méritos” que todos los demás para ser el que dirija la orquesta mexiquense en la Cámara de Diputados federal.

Apenas el miércoles, el dirigente del Grupo Político del Estado de México, Cuauhtémoc García Ortega, decía, creo que con razón, que si Ernesto Nemer tuviera tantita vergüenza incluso renunciaría a la diputación plurinominal que él mismo se asignó en la lista priista de la pasada elección, pues no tiene mérito alguno para desempeñar tal cargo.

Se supone que un diputado federal es el representante de los habitantes del Estado de México en la máxima cámara legislativa de este país, el llamado Congreso de la Unión, por lo que se supone que llevaría la voz de sus representados; es decir, los priistas mexiquense, pero en realidad no conozco un solo priista mexiquense que en este momento considere a Nemer Álvarez como digno representante.

En fin, no sé a quién vaya a representar el señor Ernesto Némer Álvarez en la Cámara de Diputados federal de este país, pues la mayoría de los militantes, simpatizantes y adherentes del Revolucionario Institucional en el Estado de México están en contra siquiera de que él siga como dirigente de ese partido político, pues sabido es que él mismo fue el causante de varios de los factores que llevaron al PRI a esa dolorosa derrota del 1 de julio.

Hay quienes aseguran que con un presidente estatal del PRI menos necio, menos ensimismado y menos sordo, el PRI pudo hacer un papel mucho más decoroso en la pasada elección local y federal, sobre todo donde llevaba buenos candidatos, políticos con experiencia, pero a ellos mismos los dejó chiflando solos en la loma, sin dinero, sin apoyo, sin nada. Por eso perdieron, no porque fueran malos, a reserva de los “Capetillos” que impuso el mismo Nemer, a los que no los querían ni en su casa.

Ese tipo de cosas, más su “venganza personal” que llevó al rompimiento de la alianza política con el Verde Ecologista y Nueva Alianza, pues es justamente lo que más recuerda la militancia priista como factores de la debacle electoral.

Por ello, se preguntan como ¿para qué? quieren de coordinador de los  diputados priistas mexiquenses en la próxima legislatura federal a un engreído, necio, visceral  e impositivo del cual no se prevé que haga otra cosa distinta en una Cámara de Diputados federal donde habrá mayoría aplastante del Movimiento de Regeneración Nacional, con los que seguramente no cruzará palabra, obrado de sí mismo, como es.

 

La última y nos vamos…

 

En las próximas horas podría explotar un verdadero escándalo en la Secretaría de Educación del Estado de México, donde alguien de muy arriba ha sido descubierto aprovechando de lo lindo de su posición para hacer dinero en beneficio de sus cuentas personales y las de sus familiares y uno que otro colaborador cercano.

El asunto está verdaderamente delicado, incluso en una entidad que parece ya haberse acostumbrado a la corrupción y que ve con tanta frialdad como sujetos como el ex secretario de Salud, César Nomar Gómez Monge se llenó los bolsillos de dinero público y dejó a clínicas y hospitales en la miseria.

Pues algo peor a eso es lo que presuntamente está sucediendo en la secretaría de Educación de esta entidad, donde el titular parece no darse cuenta de lo que ocurre en su entorno cercano, muy cercano, o quizá él mismo podría estar metido en el relajito que no creo que le caiga muy bien a una administración pública estatal que ha tenido que remar a contracorriente.

Más aún, este problema parece que no es nada atinado cuando está por iniciar el nuevo ciclo escolar, justo en el cual podrían cosecharse las pruebas de la corrupción de un personaje que la vida le hadado muchas oportunidades en la vida pública pero que, parece, no se ha satisfecho y ahora busca, parece que a la mala, resolver sus problemas económicos presentes y futuros.

El asunto ahí está, para quien lo quiera ver, y para quien pretenda hacerse el inocente pues seguramente la historia se lo va a cobrar pronto, lo que evidentemente no solo afectará a uno que otro de ese sector educativo, sino que seguramente perjudicará la imagen pública de su jefe mayor, a quien deberían estar protegiendo, y no perjudicando de esa manera tan grave.

La educación es un asunto muy serio, sobre todo de gran sensibilidad social, por lo que pegarle por ahí a una administración pública estatal, vía la corrupción, es la mejor forma de desestabilizar a una gestión pública a la que le ha pasado de todo, desde un terremoto hasta este tipo de cosas tan lamentables como es el abuso del poder y la ambición de unos cuantos que echa abajo cualquier esfuerzo de superación.

Esperemos que en lugar de querer tapar este tipo de hoyos que tanto afectan, de disfrazar la desfachatez de algunos, se le entre a fondo al problema y se resuelva, no solo por el bien del Ejecutivo estatal, sino, sobre todo, en función de cientos de escuelas que están siendo afectadas por este asunto y los miles de niños y jóvenes que ahí estudian. ¿O no?

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.