Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

La “escuelita” de Morena

 

La mayoría de los que serán presidentes municipales, a partir del 1 de enero del 2018, emanados del Movimiento de Regeneración Nacional, están siendo sometidos a un entrenamiento intensivo en distintas áreas de la administración pública. El reto es que desarrollen administraciones eficientes y que respondan lo mejor posible a la gran expectativa de cambio que generó el aplastante triunfo de ese partido político en la elección del pasado 1 de julio.

La dirigencia nacional de Morena se ha puesto las “pilas” y comprendió que todo puede desmoronarse si quienes serán presidentes municipales llegan igual o peor de burros que los que actualmente ejercen el poder en muchos de los ayuntamientos mexiquenses; por ello, crearon todo un curso de capacitación que va desde asuntos meramente administrativos hasta otros más delicados como la seguridad pública.

El Movimiento de Regeneración Nacional estableció sedes regionales para atender esta necesidad y, para el caso del Estado de México, es la Ciudad de México donde tienen encerrados desde hace más de dos semanas a los futuros alcaldes, preparándose de cabo a rabo, para que por lo menos sepan qué hacer en el ejercicio del poder ahora que llegue la fecha de demostrar que sí son capaces de ofrecer buenos resultados.

Gabriela Gamboa Sánchez se prepara para asumir la presidencia municipal de Metepec.

Gabriela Gamboa Sánchez, quien será presidenta municipal de Metepec, a partir del primero día del próximo año, es una de las presidentas municipales electas quien sí le ha entrado con ganas a la capacitación, sin excesos, sin presunciones y sin creerse la que lo sabe todo, ha tenido por lo menos la decencia de abrirse al conocimiento general, a pesar de que ella por lo menos sí puede presumir de cierta experiencia en la administración pública, por lo menos por su paso como legisladora local.

En la “escuelita” de Morena se está viendo desde aspectos fiscales que todos los ayuntamientos deben cumplir, se ha tratado el delicado asunto de las cuotas que deben pagarse puntualmente al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (Issemym) y no se ha dejado de lado el asunto de la imagen institucional.

Este último aspecto, aunque pareciera irrelevante para muchos, en realidad no lo es, y no lo es porque en Morena están conscientes de la importancia que tiene en este momento mantener una estrecha y fluida comunicación entre las próximas administraciones municipales y los que serán sus gobernados.

Parece que por lo menos a las autoridades municipales electas de Morena ya les “cayó el veinte” de que pueden hacer mucho, pero si no lo comunican puntualmente a sus ciudadanos, cualquier esfuerzo político resultará más que inútil.

Pero los de Morena se preparan en otros asuntos más delicados, por ejemplo, precisamente sobre la necesidad de contrarrestar precisamente la llamada Ley Issemym, que no fue otra cosa que la reforma recientemente aprobada por la Legislatura mexiquense para cambiar el tradicional sistema de pensiones a una especie de sistema mixto de contribuciones que irá a parar a una Afore, desde donde se administrarán los recursos de los servidores públicos municipales.

Este aspecto es relevante sobre todo si se considera que la llamada Ley Issemym parece que tiene una dedicatoria puntual precisamente para quienes serán servidores públicos municipales a partir del 1 de enero del próximo año, pues “coincidentemente” los primeros “beneficiarios” de la reforma serán precisamente quienes sean dados de alta en las administraciones municipales que asumirán el cargo el primer día del próximo año.

Casualmente, los más perjudicados con la famosa Ley Issemym serán quienes integren esos nuevos ayuntamientos, pues hay que recordar que será a las nuevas contrataciones municipales a quienes caerá directamente encima el nuevo sistema de administración de recursos para el retiro, cada vez más lejano en la propia administración pública.

Por eso, los de Morena se preparan en dos frentes, el primero relacionado con la contra-reforma que ya se prepara desde lo que será su próxima fracción mayoritaria en la Cámara de Diputados, donde tendrán más legisladores que ninguna otra fuerza política, y, a nivel interno, pues los ayuntamientos mexiquenses tendrán que ser los primeros en acostumbrarse al nuevo régimen de cuotas “patronales” a ese sistema de las Afores.

El asunto no es leve, pues se requerirá de una planeación financiera muy puntual, pues hay que recordar que aquel o aquella empleada municipal que sea contratada a partir del 1 de enero del 2018, y sea dada de alta en una Afore para la administración de sus recursos con miras a una eventual jubilación en el futuro, ya no estará acumulando dinero en un órgano gubernamental, como lo es el Issemym, sino en un banco, y a los bancos si se les deja de pagar no se quedan con los brazos cruzados, esas empresas financieras sí aplican la ley bancaria y cobran interés sobre cada día que se retrase el pago.

De ser así, los ayuntamientos, administrados muchos de ellos por autoridades emanadas de Morena, podrían meterse en un gran lío con bancos, vía los Fondos de Ahorro para el Retiro, si a alguien se le ocurre retrasarse en el pago puntual de las que serán las aportaciones de las administraciones municipales a ese nuevo esquema.

Por otra parte, el asunto de la seguridad está siendo tomado muy en serio por las próximas administraciones municipales, no solamente por ser el tema que mayor comezón causa entre los ciudadanos, sino porque el primer objetivo de la estrategia de los de Morena será romper con el llamado Mando Único, el cual, además de muy cuestionados por sus nulos resultados, resultó una especie de “camisa de fuerza” a las autoridades municipales.

Se supone que el primer día de gestión de la próxima administración federal, el ahora Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dará a conocer qué es lo que sustituirá a ese esquema del llamado mando único, y sobre de eso se pondrán a trabajar los alcaldes, porque hay que recordar que en el caso del Estado de México el sándwich lo cerrarán precisamente los ayuntamientos, junto con el gobierno federal, para dejar como jamón al gobierno estatal, que, se dice, se quedará “chiflando en la loma” en materia de seguridad.

Por ello es importante que los próximos presidentes municipales mexiquenses ya estén siendo capacitados sobre qué es lo que pondrán en marcha en esta materia, la seguridad pública, pues de eso dependerá, en mucho, la percepción ciudadana sobre los resultados que sean capaces de arrojar tanto la administración de Andrés Manuel López Obrador, como la de esos alcaldes emanados de Morena, quienes tendrán la altísima responsabilidad de rendir resultados buenos, e inmediatos.

 

La maestra vuelve por sus fueros

 

Más de un político se cimbró ayer cuando la profesora Elba Esther Gordillo Morales reapareció en la imagen pública, al ofrecer un mensaje ante medios de comunicación y una mil personas que la acompañaron.

El mensaje de la maestra fue muy claro: está de vuelta. Y al buen entendedor pocas palabras. Yo resumiría el mensaje en una sola cosa: vuelve a la defensa del magisterio y a reestablecer el imperio que alguna vez tuvo sobre el sistema educativo nacional.

Dicen que para llegar a China lo importante es dar el primer paso, y la maestra Gordillo Morales ha puesto su mira en el Estado de México para el regreso a la acción. ¿Por qué el Estado de México? Fácil, primero porque es su tierra, si no natal, sí donde tiene todavía poderío y control político, no solamente sobre el sector educativo sino sobre un amplio espectro político que se tejió desde el partido Nueva Alianza y que hoy está inserto en distintos cargos públicos, tanto en las actuales administraciones municipales y en la Cámara de Diputados local, como en lo que serán las futuras conformaciones de los ayuntamientos mexiquenses.

La maestra Elba Esther Gordillo Morales está de regreso y advierte el derrumbe de la mal llamada «Reforma Educativa».

Además, Elba Esther Gordillo creció y se hizo poderosa desde el Estado de México, que a nadie se le olvide que su trayectoria profesional tuvo en Nezahualcóyotl su base de despegue, desde ahí llegó a las Ligas Mayores y desde esta entidad volverá a intentarlo.

La maestra Gordillo Morales será un factor fundamental que no hay que perder de vista en los próximos meses, sobre todo al principio de octubre cuando el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) tenga la renovación de su dirigencia estatal.

Sé que habrá quien me diga que la maestra Elba Esther es fuerte entre el magisterio federal, pero que nunca se ha metido en el sindicato de los profesores estatales. Y tienen razón, pero el hecho de que nunca lo haya hecho no quiere decir que nunca lo hará, y esta es precisamente su mejor oportunidad para conquistar la dirigencia de uno de los sindicatos magisteriales más fuertes del país.

La maestra Elba Esther, vía los lazos que ya tejió desde el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ya tiene armada su planilla, la cual impulsará con todo, y cuando se dice todo, es todo, dinero, lazos políticos y movilización social, aspecto este último en el que ella es experta, y ahora con la libertad recobrada, podrá mover mucho más piezas de lo que era capaz de jugar a través de terceras personas, como lo hizo durante los cinco años en que estuvo privada de su libertad.

Ojo, mucho ojo, porque el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México es un botín muy apreciado por la profesora Gordillo Morales, y ella no va a perder la oportunidad de apoderarse de una joya política de tal magnitud. Ya ha habido pláticas directas entre quienes serán la “oposición” dentro del proceso de sucesión en el SMSEM y ella, la gran lideresa del magisterio federal, quien bien podría ahora ir a la conquista desde esa esfera estatal.

Será entonces la primera vez que la sucesión de la dirigencia estatal del SMSEM no sea miel sobre hojuelas para el actual dirigente estatal, quien, por cierto, quedó muy minado políticamente hablando por su frustrada participación en el más reciente proceso electoral local, y, dicen, en este momento ya no controla nada de lo que sucede en esa central de trabajadores de la educación.

Veremos cómo se resuelve ese proceso interno de renovación de dirigencia, sobre todo con la mano de Elba Esther Gordillo Morales metida hasta la cocina, lo que complicará a cualquiera que quiera meter la mano desde otras esferas, no vaya a ser que se la corten.

 

Mudanza legislativa

 

Desde ayer lunes comenzó la mudanza en las oficinas que durante los últimos años ocuparon los actuales legisladores locales en la Cámara de Diputados. La limpieza de cajones es evidente, la sacada de pertenencias personales de los cubículos, y la cara de preocupación de las secretarias de esa área es más que evidente.

Pronto vendrán los nuevos diputados, por lo que hay que tener todo limpio y ordenado, y vendrá también una modificación a los espacios que antes ocupaba cada fracción legislativa, pues aquellos que estuvieron siempre acostumbrados a tenerlo prácticamente todo, ahora el futuro les depara áreas más modestas, en alas más alejadas a las principales, donde serán simplemente minorías.

En tal caso estarán priistas y panistas, quienes de 30 0 20 espacios estarán limitados a unos 10 o siete, por lo que su presencia irá a las áreas donde antes estaban los “chiquitos”.

Comenzó la mudanza en la Cámara de Diputados del Estado de México.

“Chiquitos”, por cierto, que crecieron como los enanos del circo y que ahora serán amos y señores del Palacio Legislativo del Estado de México, donde ya se prevé la modificación de logotipos y hasta de color de alfombras, pues hay que comentar que los de Morena han de ir muy en correspondencia a sus colores y ya ordenaron se cambien alfombras por guindas, como para hacer juego con el nuevo color que imperará en ese recinto.

Hablaba antes de las secretarias, y es que éstas son un caso muy peculiar en la Cámara de Diputados del Estado de México, pues la mayoría gozan de base laboral, por lo que podrán cambiar diputados cada tres años, pero a las secretarias resulta que no las pueden mover.

Es extraño que siendo un cargo de tanta responsabilidad y confianza, los últimos diputados hayan accedido a no mover a las secretarias, quienes, se dice, a veces saben más de asuntos legislativos que los propios diputados.

En la Cámara de Diputados local hay secretarias que han ejercido esa responsabilidad con priistas, panistas, perredistas, diputados de Nueva Alianza y hasta del Partido del Trabajo, sin importar mucho la discreción y confianza que se requiere para que pasen por sus manos todos los asuntos parlamentarios.

Se supone que se viven nuevos tiempos y que los de Morena, que serán mayoría y controlarán la Junta de Coordinación Política, no permitirán que les impongan quiénes serán sus secretarias en las oficinas de la Cámara de Diputados, pero al parecer podrían encontrar un gran dique para remover a todo ese personal con muchos años, horas de servicio y mañas, lo cual significaría la liquidación de decenas de ellas, quienes en este momento sale más caro liquidarlas que dejarlas ahí que sigan haciendo méritos para ver si tienen la fortuna de jubilarse en la misma responsabilidad.

En síntesis, la mudanza implicará el cambio de muebles, cortinas, alfombras y modos de hacer las cosas, pero quienes las hagan seguramente seguirán siendo las mismas secretarias, dado que los años y su cercanía con algunos de los que han pasado por ahí y han sido sus jefes les han permitido agarrarse con 20 uñas a las sillas que ocupan.

Nuevos tiempos, nuevas, formas, mismas prácticas, y mismas personas que desafortunadamente muchas de ellas representan fielmente un lastre político para cualquier tipo de cambio que se intente realizar en beneficio del aparato gubernamental.

 

La última y nos vamos…

 

¿Por qué será que a los dirigentes de las organizaciones empresariales solo les salen los espolones cada vez que hay cambio de administraciones municipales? ¿Por qué no son tan gallos para denunciar los presuntos abusos, excesos y corruptelas de funcionarios públicos cuando éstos están en pleno ejercicio de la autoridad?

¿No será más  relevante si ese tipo de denuncias en torno a presunta corrupción de autoridades municipales se hiciera cuando los alcaldes y sus equipos están en funciones, antes de irse, cuando todavía se podría hacer algo al respecto?

Son buenos los empresarios para criticar la actuación de los alcaldes, pero cuando éstos ya se van. ¿Por qué no lo hacen cuando las cosas se pueden corregir?

Señalo esto porque ayer, en conferencia, Jorge Luis Millán Montes de Oca y Federico Déciga Gutiérrez, ambos del Consejo de Participación Ciudadana y Empresarial del Estado de México, se fueron de frente en contra de la administración municipal de Naucalpan, a la que acusaron de cobrar hasta por ir al baño.

Entre otras linduras, denunciaron que son muchas las empresas que están huyendo de Naucalpan de Juárez precisamente por un sistema de extorsión sistemático en su contra, donde les cobran, además de los impuestos legalmente constituidos, por cuestiones como carga y descarga de mercancía y hasta porque ingresen a territorio municipal sus camiones de carga.

Ya ni qué decir de lo que denunciaron en materia de seguridad los empresarios y de lo cual la administración municipal de Naucalpan no ha sido capaz de controlar en los últimos tres años, pero aseguraron que a la delincuencia normal ahora hay que sumarle la institucional.

Yo no sé si es o no cierto lo que dicen vivir los empresarios de Naucalpan, ni tantito lo dudo, pero no tengo elementos para hacer una afirmación de tal magnitud, pero lo que sí creo es que es extraño que solamente se hagan este tipo de señalamientos contra autoridades que prácticamente ya se van, que están en indefensión y que ahorita es muy fácil acusar de cualquier cosa.

En lo personal agradezco que asuman su responsabilidad, que den la cara y que señalen lo que está mal, pero creo, con todo respeto, que habría que tener un poquito de pantalones para decir este tipo de cosas cuando es viable hacer algo para remediarlo, porque a toro pasado cualquiera es valiente. ¿O no?

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.