Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

Saqueo en el Centro Médico del ISSEMyM

 

Hace unos días comenté sobre la inconformidad que existe entre los empleados del Centro Médico del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), de Toluca, en contra del Coordinador de Administración y Finanzas, por presuntos abusos laborales; sin embargo, las cosas van mucho más allá de un tipo que no sabe tratar al personal, pues, según denuncia específica que ya está en proceso para llegar a la Contraloría estatal, detrás de muchas de las maniobras de ese señor existe algo más que mal carácter, todo un “negocio” del cual presuntamente estaría saliendo más que “favorecido”.

Los propios trabajadores del Centro Médico ISSEMyM de Toluca ofrecieron testimonios y documentos que podrían ser considerados como pruebas para demostrar que el señor Coordinador de Administración y Finanzas realiza maniobras financieras que están generando grandes ganancias, pero para su patrimonio personal.

Una de las inconformidades más serias que generó la inconformidad del personal médico, de enfermería y administrativo de ese nosocomio fue el cierre del servicio de comedor para los empleados del ISSEMyM, dado que la mayoría de ellos desarrollan jornadas laborales mucho más amplias que las ocho horas que marca la ley, pero no se quejan por lo prolongado, pues están acostumbrados a ello y comprenden que a un paciente no se le debe dejar a la mitad de una cirugía solamente porque ya se acabó su turno.

Por esa situación, casi desde que se inauguró el Centro Médico, en la época del ex gobernador Arturo Montiel, el aparato administrativo de ese hospital convino con la empresa que tiene a su cargo la elaboración de alimentos para los enfermos que están internos, que por un poco de dinero más se elaboraran, gracias a un sistema de compras consolidadas, alimentos para que todos los que ahí trabajan pudieran alimentarse durante la jornada laboral.

Dejan a médicos y enfermeras del Centro Médico del ISSEMyM sin comedor, pero siguen pagando lo mismo que cuando comían todos ¿?

De acuerdo con la información disponible, hay médico, por ejemplo, que realizan turnos hasta de 24 horas debido a que atienden a pacientes en estado grave o tienen programadas varias cirugías en un mismo día, con el objetivo de sacar adelante a los derechohabientes que necesitan ser intervenidos de urgencia para reponer su estado de salud.

Por ello, se consideraba más que “humano” tener un servicio permanente de alimentos para que entre cirugía y cirugía, por ejemplo, los médicos y enfermeras pudieran comer adecuadamente y seguir laborando para atender la creciente demanda de servicio que enfrenta el Centro Médico.

Sin embargo, el señor Víctor A. Bautista Cruz, Coordinador de Administración  y Finanzas del Centro Medico ISSEMyM, decidió que eso no estaba bien y de la noche a la mañana canceló la posibilidad de que el personal hospitalario pudiera ingerir alimentos a costa de la institución, porque dijo que se estaba “gastando mucho”, y ese gasto se tenía que recortar.

Antes de esa decisión tan “brillante” de Bautista Cruz se supone que diariamente la empresa que opera el comedor producía y servía alrededor de 550 comidas por turno, entre pacientes, médicos, enfermeras y empleados administrativos.

Ahora, los únicos que tienen derecho a ingresar al comedor del Centro Médico del ISSEMyM son los que trabajan en la Dirección, en la misma Coordinación de Administración y Finanzas, y los médicos residentes, todos los demás ya no tienen derecho a comidas.

Lo extraño de este asunto, más allá de que la medida sea por demás inhumana, sobre todo en las condiciones laborales que ahí se opera, es que el gasto que el Instituto realiza por ese concepto no bajó; es decir, se sigue pagando a la empresa lo mismo que antes, cuando servía alimentos a todos.

De acuerdo con copias de facturas en poder de quien esto escribe, el Centro Médico del ISSEMyM Toluca paga, en términos globales, un promedio de 1 millón 300 mil pesos al mes por concepto de servicio de elaboración de alimentos, cifra que se mantiene desde antes de que se dejara de servir a todo el personal.

La pregunta obvia es: si se sirven menos raciones de comida a mucho menos personas que antes, ¿por qué se sigue pagando los mismo? No es que la empresa encargada de brindar el servicio haya subido los precios. ¿Entonces? Pues fácil, el “acuerdo” del señor Coordinador de Administración y Finanzas es que se siga pagando lo mismo, pero que la diferencia de platillos entre los que se servían antes y los que se dotan actualmente pues se quede para “el ganador”.

Así de simple. Si se considera que antes se servían algo así como 550 comidas por turno y ahora no se sirve ni la mitad de eso, ¿imagina usted cuál es la diferencia económica que “alguien” se está echando a la cartera?

 

¿Higiene? ¿Para qué?

 

Pero el “negocio” no para ahí. Hay otras medidas de “restricción económica” ordenadas por el señor Víctor A. Bautista Cruz que también suenan muy interesantes para alguien que esté interesado en investigar un poco y ver qué hay detrás de eso que parece una gran tranza.

Por ejemplo, el Centro Médico del ISSEMyM tiene subrogado el servicio de afanadoras y limpieza; es decir, le paga a una empresa externa para que diariamente lleve al personal necesario para hacer la limpieza continua del hospital, en las áreas, médica, quirúrgica, salas de espera, administración, farmacias, baños y áreas comunes. Esa empresa, de acuerdo con el contrato establecido, es responsable de surtir los suministros necesarios, por ejemplo, para los sanitarios, que van desde pastillas desinfectantes, papel sanitario, toallas de manos, jabón líquido, desinfectantes de pisos y paredes, entre otros.

Pisos sucios y baños en el abandono en el Centro Médico del ISSEMyM, pero siguen pagando lo mismo a la empresa responsable del aseo ¿?

Pues resulta que, por si usted no lo había notado en su más reciente visita, pues el Centro Médico del ISSEMyM está prácticamente hecho un cochinero, pisos sucios, paredes manchadas, escaleras que derraman suciedad y, sobre todo, baños similares a los del tianguis Aviación-Autopan cualquier viernes al mediodía.

Obvio, si usted visita uno de los módulos sanitarios del Centro Médico del ISSEMyM en Toluca jamás encontrará ya papel higiénico, toallas en los lavamanos, gel antibacterial, ni nada que se le parezca.

Todo esto tiene una explicación muy simple, el número de personas que antes se encargaban de limpiar las diferentes áreas de ese nosocomio, “como por obra de magia”, se recortó a la mitad, y luego, un mes después, esa mitad sufrió otro recorte del 50 por ciento, por lo que ahora hay menos de la tercera parte de personas limpiando.

Hasta antes de esa “brillante” medida había 25 personas por cada uno de los tres turnos para labores de higiene, hoy solamente asisten 7 por turno, cuando les va bien, porque hay días que la cifra no supera las 5 personas para dar mantenimiento a esa “pequeña ciudad” que es el Centro Médico de Toluca.

Para acabarla de “perjudicar”, pues se tomó la decisión de “dejar de gastar” en suministros como papel higiénico, toallas para manos, jabón, gel antibacterial y todas “tonterías” que antes se usaban para tener la calidad sanitaria que exige un centro hospitalario de esas dimensiones.

¿A que no adivina usted quién tuvo la brillante idea de recortar de 25 a 7 personas por turno para limpieza del Centro Médico y dejar de surtir consumibles sanitarios? ¡Adivinó! El mismísimo Víctor A. Bautista Cruz, Coordinador de Administración y Finanzas de ese lugar adscrito al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios.

Evidentemente las facturas por concepto de higiene a ese centro hospitalario no han bajado, se sigue pagando lo mismo, exactamente lo mismo que se pagaba hace meses, cuando sí había más de 25 afanadoras por turno y cuando los baños estaban limpios y había todo tipo de producto de limpieza, papel higiénico y toallas de papel reciclado para secarse las manos. ¿Dónde habrá quedado la diferencia económica que se tendría que derivar de la reducción de personal y suministros de limpieza? Piensa mal y acertarás, decía la abuela.

Así es que si alguien por ahí se enferma por falta de higiene en el Centro Médico del ISSEMyM, pues ya sabe de quién será la responsabilidad directa. Esperemos que esa “brillante” idea no favorezca la aparición de esas extrañas bacterias que recientemente han surgido en otros hospitales del país y que han cobrado la vida de internos, incluso de médicos residentes.

 

Seguridad a medias

 

Una más, por si lo anterior no ha sido suficiente. Resulta que otra área de “oportunidad” que “alguien” encontró para “ahorrar” un dinero y luego hacer uso del mismo, porque el Instituto sigue pagando lo mismo, es el asunto de la Seguridad.

Los Cuerpos de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México (Cusaem) es la instancia responsable de brindar ese servicio al Centro Médico del ISSEMyM. De forma regular, el servicio que se presta está a cargo de 41 guardias por turno y un Jefe de Turno, lo que se cambia cada 24 horas.

Los derechohabientes son los verdaderamente afectados por las medidas de «austeridad» ordenadas por el Coordinador de Administración y Finanzas.

Eso hace un total de 82 guardias del CUSAEM asignados al Centro Médico ISSEMyM de Toluca.

Sin embargo, con una “estrategia” muy “discreta, el personal se vigilancia se ha reducido también a la mitad, considerando que con eso es suficiente. En este caso específico, como se trata de personal adscrito a una corporación, el asunto es que los guardias simplemente han dejado de ir, y se turnan para que no vayan unos días unos y otros días otros.

Sobre la ausencia de uno solo de los guardias asignados la Coordinación de Administración y Finanzas debería levantar un reporte o acta de ausencia, lo que daría lugar al no pago de ese turno, simplemente porque no se cubrió.

Pero como todo esto tiene una instrucción directa, pues los reportes o actas de ausencia no se están levantando, simplemente cuando alguien pregunta por fulano o mengano de los guardias, pues la respuesta es “no vino”, y así se quedan las cosas, como si no importara si fue o no a laborar, y, quizá lo más importante, ¿por qué no fue a laborar?

Pero el reporte o acta de ausencia no se llena simplemente porque, de llenarlo, la factura mensual que se paga se tendría que reducir, por las ausencias detectadas, lo cual, según se tiene registro, diariamente está, en promedio, faltando la mitad de los asignados; es decir, de 41 elementos que debería haber por turno, 40 operativos y el Jefe de Turno, solamente se está presentando la mitad.

Lo malo es que cuando se paga, cada mes, la factura correspondiente, ésta va como si nadie hubiera faltado, como si el servicio se hubiera brindado completo, sin una sola ausencia.

Todo el mundo se pregunta nuevamente: ¿dónde queda el dinero de la diferencia entre el personal que no laboró y el que sí se pagó? Pues cada quien que saque sus propias conclusiones, yo, en lo personal, ya me cansé de pensar tan mal…

 

La última y nos vamos…

 

Primero fue el asunto de designar al coordinador de los que serán diputados del Movimiento de Regeneración Nacional en el Estado de México a partir del próximo 5 de septiembre, pues las pasiones salieron a relucir y los grupos demostraron que no todos son tan unidos como parece en ese partido político.

Ahora viene un nuevo conflicto para el día 6 de septiembre, pues, se asegura, que una vez que rindan protesta, gracias a la cobertura del fuero constitucional que tendrán por añadidura a su investidura como flamantes diputados, más de 10 diputados que llegarán por el Partido del Trabajo y por el Partido Encuentro Social renunciarán a esas organizaciones políticas para migrar de inmediato a MORENA.

Prevén migración de diputados del PT y PES hacia Morena.

Existe una razón simple: ellos nunca fueron de Morena, llegaron por esa vía pero los impuso en esas candidaturas el mismo que repartió las de Morena, solo que para cumplir con los requisitos que establecía el convenio de coalición que firmaron los partidos Morena, PT y PES, pues ellos decían que pertenecían a esos partidos políticos, pero no era verdad, siempre fueron de Morena, y lo seguirán haciendo.

Que nadie se espante con la maniobra, eso se hace desde tiempos remotos en materia legislativa, y,  si no me creen, pues nada más habría que revisar cómo llegaron a la Legislatura local varios de los diputados del Partido Verde Ecologista de México.

Francisco Funtanet Mange, empresario destacado de Huixquilucan, ex secretario de Desarrollo Económico del Estado de México, más priista que Colosio, llegó a la Legislatura mexiquense como diputado del Partido Verde Ecologista, y como él hay decenas de casos, aunque no se quiera reconocer o se trate de ocultar.

La explicación es simple, antes al PRI y hoy a Morena, en realidad se le acaban los espacios a repartir, pero tenía más compromisos, por lo que tenía que pedir “prestadas” algunas candidaturas por ejemplo al Verde Ecologista, y una vez que eran diputados esos candidatos, pues ya se alineaban al PRI o, si les convenía, seguían ejerciendo como si fueran del Verde o de cualquier otro partido.

Es el mismo caso del PT y Encuentro Social ahora, se trata de una forma muy “elegante” de asegurar un voto en bloque, para cuando les convenía, y también, de paso, garantizaban que se formaran “fracciones” afines, lo que, además, garantizaba recursos económicos, porque cada “fracción” recibe un presupuesto específico del presupuesto del Poder Legislativo.

Hoy legalmente el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tiene 25 diputados, 21 que logró directamente en las urnas el pasado 1 de julio, y cuatro que le asignaron de representación proporcional, aunque en principio el Instituto Electoral del Estado de México le había dado 10, pero luego en el Tribunal Electoral le quitaron esos diez, aunque el Tribunal Electoral federal más recientemente le devolvió 4, y todavía falta qué es lo que responderá la Sala Superior del mismo TEPJF.

O sea, si la Sala Superior del TEPJF así lo decide, le podrían sumar hasta seis más, para llegar a 30, y si desde el PT y PES podrían llegarle otros 10, cinco de cada partido, por lo que al final del día pudieran ser hasta 40 o más, lo que haría una verdadera mayoría para lo que se le ofrezca. Esperemos que sea para cosas buenas. ¿O no?

Un comentario a "Visión Puntual"

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.