Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

El show de Morena

 

Como inició, igual terminó el show de las diputaciones plurinominales que intentaron quitarle al Movimiento de Regeneración Nacional, tendrá las mismas 10 diputaciones de representación proporcional que el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) le asignó desde el término de los cómputos distritales, luego de pasar por las tres instancias jurisdiccionales que en este país tiene que cursar cualquier asunto relacionado con temas electorales.

Solo como recordatorio, el IEEM decidió que Morena recibiera las diez diputaciones plurinominales a partir de los resultados que arrojaron los cómputos distritales de la elección del 1 de julio, por lo que PRI y PAN montaron en cólera y recurrieron al Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM) para solicitar que se las quitaron, alegando “sobre-representación”, lo cual no era pecado antes cuando el asunto favorecía al Partido Revolucionario Institucional.

Los magistrados del Tribunal Electoral del Estado de México, haciendo gala de su disciplina partidista y el gobiernismo que les caracteriza, se dieron a la tarea de buscar los tres pies al gato para fundamental el por qué Morena tenía que ser despojado de esas diez diputaciones plurinominales, y, lacayos como son, hicieron su “chamba” oportunamente para, de la noche a la mañana, salir con que se las quitaban, y así lo hicieron, para luego repartírselas al PRI, PAN y Verde Ecologista.

Lógicamente, los dirigentes de Morena no se quedaron conformes y recurrieron a la instancia federal, vía la Sala Regional Toluca, como una primera instancia de revisión sobre el caso, y ahí lograron que los magistrados federales le dieran una primera corregida a la decisión de los miembros del TEEM, por lo que decidieron hacer una nueva distribución, en la cual opinaron que Morena merecía solo 4 de esas 10 diputaciones de representación proporcional.

Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación concedió la razón al Movimiento de Regeneración Nacional en Edomex.

Pero el asunto no quedó ahí, y los de Morena se fueron más arriba, a la última instancia en la materia, que fue la Sala Superior del mismo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde, la noche del viernes, les dijeron que todo estaba bien desde el principio; es decir, que se tenía que dejar la distribución de plurinominales original que hizo el Instituto Electoral del Estado de México, o sea, que les devolvieron sus diez diputaciones plurinominales.

En síntesis, un cuento demasiado largo para un final tan previsible, o un camino muy largo para llegar al mismo lugar donde el asunto comenzó desde los conteos distritales.

Esto demuestra una sola cosa, el poco profesional trabajo que desde siempre han hecho lo magistrados que integran el Tribunal Electoral del Estado de México, donde, es evidente, se trabaja por consigna, se opera bajo la instrucción del poder político constituido y donde lo menos que buscan es la aplicación de la ley, sino, más bien, el uso de ésta para favorecer intereses específicos que van más allá de la legalidad.

Un punto más a favor de quienes desde hace tiempo ven en el Tribunal Electoral del Estado de México un órgano inútil que no tendría siquiera por qué existir, pues está visto que la mayoría de sus resoluciones importantes casi siempre son rebotadas y corregidas en la instancia federal, donde evidentemente no alcanza el poder que mueve los hilos del Tribunal Electoral mexiquense, porque allá las cosas siempre son en sentido contrario a las decisiones tomadas en ese aparato de juristas que no sirven para mucho.

Este asunto, además del festejo en Morena por la resolución de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, servirá seguramente de base para la próxima reforma al Código Electoral del Estado de México que se prevé como prioridad en la agenda de la 60 Legislatura del Estado de México, donde, por cierto, los mismos agraviados de Morena serán diputados, serán mayoría, y no es que les guste mucho la venganza, pero tendrán razones de sobra para impulsar una modificación en la que si no desaparece, por lo menos seguramente se revisará su integración, la cual hoy por hoy deja mucho que desear.

 

Las consecuencias

 

El único resultado de todo este largo y tedioso trámite, que como se vio no sirvió de nada para quienes lo promovieron y pagaron millones en su armado y promoción por un “prestigiado” equipo de abogados especialistas en materia electoral, será que la próxima Legislatura del Estado de México tenga una integración totalmente tirada hacia el lado del nuevo partido político mayoritario de este país: Morena.

Aunque la resolución de la Sala Superior no especificó la reasignación de los diputados plurinominales, se entiende que la orden fue reponer la distribución que de origen había hecho el Instituto Electoral del Estado de México, de lo cual se desprende que el Movimiento de Regeneración Nacional, por sí mismo, tendrá 31 diputados en la LX Legislatura del Estado de México, 21 que obtuvo en las urnas en la elección del pasado 1 de julio, y las famosas diez diputaciones de representación proporcional que tanto le manosearon en los tribunales.

Morena dispondrá de una aplastante mayoría, por sí solo, o con sus aliados el PT yPES.

Pero, además, vía la coalición que integró con el Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social, la llamada Juntos Haremos Historia, dispondrá de 11 diputados del PT y 10 de Encuentro Social, lo que proyecta un gran total de 52 legisladores mexiquenses del bloque de Andrés Manuel López Obrador, suficiente para hacer pedazos a cualquier otra fuerza política a la hora de votar a favor o en contra de cualquier decisión de gobierno.

En la Cámara de Diputados del Estado de México hay un total de 75 diputados, y de esos 52 serán afines a Andrés Manuel López Obrador, por lo que es previsible que el Ejecutivo mexiquense tenga en el edificio vecino al que él ocupa la más férrea oposición de su historia, donde seguramente todo lo que llegue del edificio de Lerdo Poniente 300 rebote como pelota de goma dura en cancha de squash.

Ahora sí pueden ir dando por hecho en el Poder Ejecutivo del Estado de México que les van a cortar, de entrada, 30 por ciento del presupuesto, que les limitarán hasta el gasto en papel higiénico, y que se acabó cualquier forma de gasto suntuario, comenzando por lo que los de Morena consideran “lujos”, como la publicidad gubernamental.

Será otro Estado de México, sin duda alguna, no porque los de Morena sean la panacea y mucho menos porque todo lo que piensan realizar sea positivo, sino porque lo van a hacer con la mano en la cintura y la ley en la mano, pues el control total del Poder Legislativo así se los permite, cualquier cosa que se les ocurra lo podrán convertir al amparo de la ley, sin importar si esto es o no bueno para la entidad.

Esa concentración del poder público en un solo partido político nunca ha sido bueno en la historia de la humanidad, ejemplos hay mucho, desde Franco en España hasta Hitler en Alemania, pero siempre el poder concentrado en una sola ideología tiene sus riesgos, mucho riesgos. Ojalá que las cosas no vayan hacia ese rumbo, pues los únicos afectados en todo caso seremos todos los mexiquenses, todos los mexicanos, sin importar si votaron o no a favor de ese instituto político que hoy se erige como el nuevo dragón de mil cabezas, o como la nueva mafia del poder, como a ellos mismos les gusta calificar a la que está en extinción.

 

Los contrapesos

 

Desafortunadamente se están perdiendo los contrapesos en el poder público, pues el Ejecutivo estatal prácticamente estará maniatado y será muy complicado su operación, al grado que especialistas opinan que programas de avanzada que poco a poco están demostrando resultados favorables, sobre todo para los sectores de la población más necesitados, comenzando con el de Familias Fuertes Salario Rosa, podrían estar en riesgo de extinción, pues no muy fácilmente los diputados de Morena le estarán soltando los recursos necesarios, y como lo consideran un instrumento político, éste se ha puesto en la mira de los próximos legisladores mexiquenses como un enemigo a vencer.

Dentro de los que serán diputados de Morena hay quienes ven en el programa de Salario Rosa la mejor estrategia política del actual régimen estatal, por lo que tienen bajo la manga el As de ir tras ese programa, y para ello hoy tienen el sartén por el mango, pues la mejor manera de extinguir eso que consideran un programa electoral es no darle más recursos, y sin recursos, éste es evidente que puede desaparecer.

Por cuestiones como esa es muy importante hablar de los contrapesos políticos, y éstos prácticamente son cero, pues el único Poder público que quedaría en posibilidad de constituirse como un muro para evitar la ilegalidad es el Judicial, pero el mismo carece de fortaleza y, sobre todo, de autonomía.

Carente de autonomía, el Poder Judicial no representará un contrapeso específico para el dominio de Morena a nivel federal y en el Poder Legislativo local.

Tiene muchos años que el Poder Judicial del Estado de México no atraviesa por sus mejores momentos, y en materia de autonomía pues es donde más cojea, por lo que no podríamos pensar que desde ahí se construya un verdadero contrapeso para el ejercicio del poder que llevará a cabo Morena de manera desenfrenada, con un altísimo sentido de “desquite”, con ideas poco razonadas y con “hartas ganas” de dar pasos acelerados en lo que ellos llaman “transformación”.

En realidad el único contrapeso que queda para hacer frente a cualquier decisión equívoca de la nueva mayoría política de este país, y en particular de este estado, se llama la sociedad civil organizada, la cual en realidad fue la que, vía el voto, le cedió el poder a Andrés Manuel López Obrador y sus discípulos, por lo que es la única que tiene el poder necesario para limitar su operación.

No se trata de oponerse ahora a todo lo que venga del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por el contrario, es muy posible que salga de ahí algunas cosas positivas para el país y en específico para el Estado de México, pero en el caso de aquellas cosas que verdaderamente no estén bien razonadas, bien sustentadas, pues creo que la sociedad civil organizada debe convertirse en la piedra de choque que frene cualquier iniciativa que haga más mal que bien.

También existe la posibilidad razonada de que Morena se convierta en el mejor opositor de Morena, pues es un hecho que no se trata de un partido político uniforme, y, por el contrario, dentro de éste hay muchas fracciones donde no se opina exactamente igual que en las cúpulas, lo que podría dar lugar a que desde dentro de ese partido político se puedan generar los contrapesos relevantes que se requieren para una equivocada toma de decisiones.

Hay que observar ahora cuál será el proceder de los grupos antagónicos que se generaron cuando se dio el primer escarceo de fuerzas en Morena, justo cuando no había acuerdo generalizado para ver en Maurilio Hernández al mejor coordinador de los diputados de Morena. Hay que hacer votos porque esos nombres diferentes que surgieron sean los que entren en razón y busquen hacer equilibrio en una forma que hasta este momento parece una tendencia absolutista donde todo lo que se dicta desde la Presidencia de la República electa parece que debe caer en cascada, sin importar lo razonado que sea.

 

La última y nos vamos…

 

El próximo miércoles se instalará esa nueva Legislatura del Estado de México, dominada ampliamente por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y sus partidos aliados del PT y PES, y veremos cómo se dan las cosas en el primer enfrentamiento político que se llamará primer informe de labores del gobernador Alfredo del Mazo Maza.

Aunque no lo han declarado abiertamente, los diputados emanados de la coalición Juntos Haremos Historia tienen en la agenda obligar al Ejecutivo mexiquense a presentar su informe de labores como debe ser; es decir, en el edificio mismo de la Cámara de Diputados, en un acto que se busca esquematizar en un nuevo modelo parlamentario, o sea, donde los legisladores puedan interpelar y cuestionar libremente al gobernador Del Mazo.

Planean obligar a Alfredo del Mazo a que presente su primer informe de labores en la Cámara de Diputados. ¿Lo lograrán?

Hay quien advierte que quizá este año no logren hacerlo, pues para ello tendrían que modificar la ley y agregar algo así como “obligatoriamente” cuando se habla de rendir un informe, pues la interpretación actual va en el sentido de que el gobernador debe rendir un informe en el mes de septiembre, pero no dice en ninguna parte que deba ir personalmente a hacerlo ante los diputados, lo cual fue aprovechado por los últimos gobernadores para darle vuelta a la ley y enviarlo por escrito para irse a otro lado a hacer una especie de fiesta a la vanidad personal, totalmente alejada del principio republicano de rendir cuentas.

Es un juego de fuerzas, es una estrategia política más allá de las formas, pues el fondo en realidad no se cumple verdaderamente ni con informes en distintas regiones de la entidad, con el acto faraónico del Teatro Morelos, y mucho menos con los shows de televisión estilo Eruviel Ávila Villegas, en programas que nadie veía y que por lo tanto menos servían para que la población abierta, más allá de la clase política y amigos del gobernador, se enterara de lo que verdaderamente está sucediendo en el Estado de México.

No hay coincidencia, ni siquiera entre los diputados que serán desde el miércoles 5 de septiembre mayoría en la Cámara de Diputados local, pero lo que es cierto es que será la primera oportunidad para observar fielmente el desempeño de los próximos diputados y la actitud que asuma el titular del Ejecutivo estatal ante un ambiente político evidentemente adverso para él y el partido político del cual surgió.

Esta misma semana veremos si para los nuevos diputados de Morena es más importante la forma que el fondo, o retoman la legalidad, se toman la ley en serio y hacen que las cosas se resuelvan en apego a la ley y no por gustos o berrinches de unos cuantos.

En realidad el informe de gobierno tiene poca relevancia para los ciudadanos, lamentablemente lo convirtieron en un asunto de políticos y para los políticos, así es que lo que surja de este nuevo enfrentamiento de fuerzas puede ser muy bueno para los mexiquenses, si se resuelve adecuadamente, o muy malo, si se imponen los absolutismos y las nuevas formas de control político entre un Poder Legislativo totalmente inclinado hacia un solo lado, y un Ejecutivo minimizado, con relativa fuerza política, y al que se le acabaron los aliados porque algunos se encargaron de minimizarlos y ningunearlos. ¿O no?

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.