Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

Son rumores, son rumores…

 

Son muchos los que dicen que se van y quizá más los que aseguran que llegan, pero lo cierto es que se viene todo un sismo al interior de la estructura del Gobierno del Estado de México. Un área prioritaria donde se supone habrá cambios en los próximos días es la Coordinación General de Comunicación, área staff de la Gubernatura, responsable de la imagen no solo del Jefe del Ejecutivo estatal, lo cual ya de por sí es relevante, sino de toda la administración mexiquense.

El actual titular, Jorge Alberto Pérez Zamudio, es un profesional que llegó al arranque de la actual administración y ha hecho un trabajo que bien podría calificarse de sobresaliente, sobre todo si se revisa la dinámica de esa área donde hoy las cosas se hacen bien y rápido, en la mayoría de los casos.

Pérez Zamudio le dio una nueva dinámica a la Comunicación Social del gobernador Alfredo del Mazo Maza.

Pérez Zamudio imprimió a la Coordinación General de Comunicación Social una capacidad de respuesta sin precedente, para lo cual ha sido fundamental el peso específico que tienen sus operadores como Alejandro Colón, Elba Castaño y Daniel Cruz Saldaña, quienes han cubierto perfectamente cada boquete que estaba abierto, así como los que se fueron presentando por las coyunturas, muchas, que ha vivido la entidad en el primer año de su gestión.

Se supone que Jorge Alberto Pérez Zamudio no saldrá de la administración pública estatal, solamente será reubicado en otra área donde sean aprovechables sus muchas capacidades, que las tiene, para dar otro tamiz a la delicada tarea del manejo de la imagen pública de la administración estatal.

Nombres de quién podría venir al relevo hay varios, pero muchos de esos no tienen ni siquiera sustento, pero hay otros varios que sí tienen un por qué mencionarse.

De los realmente relevantes destacan tres: Roberto Calleja, quien todavía opera para el área de Comunicación Social de la Presidencia de la República; Marco Antonio Garza Mejía, otro más con amplia experiencia en el Estado de México y actual colaborador en giras del mandatario federal, Enrique Peña Nieto, y Sandra América Rodríguez, quien tuvo su más reciente responsabilidad en las “Grandes Ligas” como vocera del titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez.

Don Roberto Calleja es el más experimentado de los tres, hombre de colmillo largo y retorcido, hacedor de muchos políticos encumbrado, quien formó parte del gran equipo que David López Gutiérrez se llevó a la campaña presidencial y luego a Los Pinos, cuando enrique Peña triunfó.

Del mismo equipo aparece Marco Antonio Garza Mejía, un comunicador ya con muchas horas de vuelo y que todavía presta sus servicios al mandatario del país; cuenta con trabajo comprobable a nivel estatal como director general del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense y está en el ánimo de muchos de los dueños, gerentes, editores y representantes de los medios de comunicación del Estado de México y de la Ciudad de México, lo que le daría puerta a la hora de limar asperezas que hoy imperan en la relación medios-gobierno mexiquense.

Sandra América Rodríguez, con el respaldo del Canciller Luis Videgaray Caso, se promueve como opción.

Finalmente, la tercera opción, no en orden descendente sino solo por mencionarlos en experiencia, es la aspirante a Doctora Sandra América Rodríguez, profesional de este asunto de la comunicación, quien lleva ya una trayectoria muy importante como comunicadora en el sector público en diferentes áreas del Estado de México.

Cuando se integró el gobierno federal de Enrique Peña Nieto estuvo llamada a ser la titular de Comunicación Social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con Luis Videgaray Caso a la cabeza, pero algo “raro” sucedió que nunca llegó a esa responsabilidad. Nunca ha habido una explicación lógica para eso, pero así ocurrió.

Sin embargo, poco tiempo después, cuando Aristóteles Núñez fue designado titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), entonces sí fue designada ahí como responsable de la imagen del organismo, lo que desempeñó con profesionalismo y capacidad. Al cambio de Luis Videgaray de la Secretaría de Hacienda a la Cancillería, tras el discutido incidente de la invitación a Donald Trump como candidato al gobierno de Estados Unidos de América, Aristóteles Núñez renunció al SAT y ella con él, parece que por lealtad al mismo grupo político-financiero.

Esas son las tres opciones más serias que parece que están sobre el escritorio del gobernador Alfredo del Mazo Maza, ahora solamente faltará ver qué recomendación pesa más en el ánimo del mandatario mexiquense, si la de David López Gutiérrez, quien desde Sinaloa todavía pesa un buen en el ánimo de la clase política del país, o la del propio Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, o bien la del Canciller, Luis Videgaray Caso, quien muchos han dicho que es el verdadero poder detrás del trono.

Simplemente es el mandatario mexiquense quien tomará la decisión y, como tal, a lo mejor no se deja influenciar por nadie y nos sale con alguna otra sorpresa, con el nombre de otro profesional de probada capacidad que dé continuidad a todo lo bueno que ha hecho hasta el momento Jorge Pérez Zamudio y que sea capaz de mejorar los resultados en otras cuestiones que falta por consolidar. Veremos qué pasa al respecto en las próximas horas.

 

¿Dónde Quedó Martínez Carbajal?

 

Hace varias semanas se habló repetidamente sobre los cambios que vendrán pronto en el gabinete de gobierno de Alfredo del Mazo Maza, pero uno de ellos parece que ya se dio y no se ha hecho oficial, o simplemente ya se opera de forma distinta para evitar que el enroque en esa posición cause más problemas de los necesarios para la estabilidad y funcionalidad del sector.

Se trata del secretario de Movilidad, Raymundo Martínez Carbajal, quien o ya no es secretario o ya lo mandaron a preparar su salida, porque ya fue borrado de la lista de invitados especiales de los actos públicos que preside el señor gobernador Alfredo del Mazo Maza, aún y cuando éstos sean de su sector.

Raymundo Martínez ¿desaparecido?

Dicen los que sí trabajan en la secretaría de Movilidad que cuando se le busca en Toluca tienen la orden de decir que anda en las oficinas de Tlalnepantla, y cuando alguien pregunta por él en la Tierra de En medio pues dicen exactamente lo contrario, que está despachando en Toluca, pero lo cierto es que en uno y otro lado nada más nadie lo encuentra.

Otros que quieren echarle la mano para aparecer como muy chambeador dicen que anda muy “movido” en reuniones con distintas organizaciones de transportistas a los que intenta convencer para que se sumen a su idea de incorporar sistemas de seguridad en las unidades y responder a la necesidad urgente de mejorar las condiciones de seguridad en ese sistema público de transporte, pero son los mismos transportistas quienes lo delatan y aseguran que llevan meses buscándolo para sentarse a la mesa a tratar de arreglar las diferencias y poder armonizar las exigencias de la autoridad a las necesidades y posibilidades reales de los prestadores de servicios.

El caso es que Raymundo Martínez Carbajal simplemente se volvió invisible, incluso para quienes lo buscan desde Palacio de Gobierno estatal, llamadas que no responden, unos aseguran que es porque está molesto por el desprecio que parece se le ha dado en las últimas semanas, y otros más aseguran que lo que sucede es que verdaderamente anda muy ocupado, por lo que exige que nadie lo moleste, pues está empeñado en la idea de transformar al sector.

Como para no dar voz a un solo lado, exponemos aquí las muchas versiones que existen en torno a la desaparición del señor secretario de Movilidad del Gobierno del Estado de México, con la única intención de que cada quien saque sus propias conjeturas y a ver si la autoridad correspondiente, en este caso el mismo Raymundo Martínez Carbajal, asoma en una de esas la cabecita y nos enseña de una vez y para siempre que él sigue “firme” en el cargo y que todo lo que se dice en torno a su ubicación no son más que especulaciones. Ojalá.

 

El reparto del pastel

 

En la Legislatura del Estado de México comenzará este jueves el famoso proceso del reparto del pastel, así llamado porque es cuando los grupos políticos que ahí convergen tienen la necesidad de llegar a acuerdos en torno a quién se quedará en cada una de las comisiones legislativas en las que se divide el trabajo en ese Poder Legislativo, lo cual tiene muchos beneficios para quienes integran esos cuerpos responsables del análisis, discusión y eventual aprobación de los principales asuntos que llegan a la Cámara de Diputados.

Los diputados mexiquenses se reparten las comisiones legislativas. Morena va por las mejores.

Hasta donde se sabe existen vigentes 35 comisiones legislativas y tres comités para enfrentar los trabajos de la Cámara de Diputados, unos más importantes que otros, dada la relevancia de los asuntos que tienen a su cargo. Quizá los de mayor relevancia sean los de Gobernación y Puntos Constitucionales, por donde pasa prácticamente todo, pues se trata de un organismo relacionado con cualquier cambio legal, y como todo lo que ahí se hace va en ese sentido, pues al final del día hay que cursar por ahí para que las cosas procedan, sino, no se obtiene prácticamente anda.

Por la relevancia de esa comisión legislativa, normalmente la preside el coordinador de la fracción parlamentaria más importante en el Congreso local, lo que haría suponer que será el diputado Maurilio Hernández González el mismísimo presidente de esa comisión, además de ser ya el líder de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), por cierto mayoritaria, y presidente de la Junta de Coordinación de la LX Legislatura.

Si Maurilio Hernández, como parece, va como presidente de la Comisión Legislativa de Gobernación y Puntos Constitucionales, prácticamente habrá amarrado el control absoluto de las principales áreas de la Cámara de Diputados, tanto desde el punto de vista administrativo como técnico-legal y político, lo que lo convierte de facto en el diputado más importante de la LX Legislatura local, el manda más de todos los legisladores mexiquenses.

Luego vienen otras comisiones legislativas muy relevantes, como las relacionadas como Finanzas, Administración, Contraloría, Fiscalización, entre otras, que son donde pasan los asuntos más relevantes, y luego las de segundo nivel, como Límites Territoriales, Seguridad, Salud, entre otras, todas muy relevantes.

En tal caso, cada comisión tiene, por añadidura recursos para la contratación de por lo menos un secretario técnico, que es una persona muy enterada sobre el tema que se analiza en cada comisión y responsable del desarrollo de las sesiones de trabajo de las mismas, es verdaderamente quien trabaja, pero también debe ser alguien de las absolutas confianzas del diputado titular de la comisión.

Hay en cada comisión un par de “asesores”, técnicos especializados en cada materia, quienes deben además de integrar los probables acuerdos a votar en las comisiones, muchas veces ser los responsables de cabildear directamente con los diputados de fracciones distintas a las del presidente de la comisión que integran estos órganos de trabajo, con lo que se llega a acuerdos que luego se vuelven votaciones conjuntas para aprobar dictámenes específicos.

En todo eso por lo menos van tres o cuatro plazas laborales, las cuales mueve a su arbitrio el presidente de cada comisión, y en caso de comisiones más importantes el número de plazas puede ser mayor, de ahí la importancia de convertirse en presidente de alguna comisión, pues eso es dinero para operar, plazas laborales para repartir entre colaboradores y, por supuesto, una serie de canonjías aquí no especificadas pero que le aseguro a usted que valen mucho la pena, sobre todo desde el punto de vista económico.

Por eso es importante lo que pasará este jueves en la Cámara de Diputados del Estado de México, y detrás de lo que hoy suceda ya hay por lo menos una semana de trabajos de cabildeo y acercamiento entre distintos grupos parlamentarios para alcanzar a ponerse de acuerdo e impulsar juntos las cosas que más les convengan.

El primer punto sobre este tema tiene que ver con cuántas comisiones en realidad quedarán en el Congreso local, porque tampoco se desconoce que muchas de ellas simplemente no operan, quizá no porque no quieran, sino simplemente porque no tienen nada qué hacer. Es decir, para que una comisión legislativa trabaje debe recibir alguna iniciativa ciudadana o de cualquier instancia gubernamental para entrar a su estudio, análisis, modificación y eventual aprobación, pero si no llegan al Congreso asuntos de su ámbito, pues no tienen por qué sesionar y mucho menos trabajar, pues en realidad no tienen materia para hacerlo.

De ahí que exista la idea, sobre todo en la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional, de desaparecer algunas de las comisiones que heredaron de la pasada Legislatura, bien porque no están trabajando, o porque pueden fusionarlas con alguna otra y hacer que se ahorre y se haga más eficiente el gasto que implican esos órganos legislativos.

Entonces hay una propuesta en Morena para que de 35 comisiones puedan quedar algo así como 25; es decir, 10 menos, las cuales no estaban muy activas o simplemente nunca funcionaron. Es lamentable, pero por ejemplo una de ellas es la de Atención a Personas con Discapacidad, y no es que ese sector de la población no sea importante, sino que lamentablemente ni los diputados, ni el Ejecutivo estatal ni la sociedad civil presentan iniciativas que tengan que ver con ese sector, por lo que ahí está, instalada, pero sin hacer nada, lo que no quiere decir que no cobren los que la integran, porque aunque no haya hecho nada en los últimos tres años, sus miembros si cobraron puntualmente cada quincena y, por increíble que parezca, hasta “bono de productividad”.

De acuerdo con esta óptica, ahora podrían ser menos las comisiones, por lo tanto también menos espacios para colocarse para los diputados locales, y más aún aquellos que hoy no tienen un peso tan fuerte por la representación de sus partidos, entre ellos el PRI y PRD, por ejemplo, a los que, si bien les va, les tocará una comisión para presidir y una vicepresidencia en la conformación de esa nueva integración, mientras que obligadamente serán Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social los institutos políticos más beneficiados con la repartición de ese pastel.

 

La última y nos vamos…

 

En cada cambio de administraciones municipales, de tres en tres años, en el Estado de México se ha vuelto costumbre el “sacrificio” de alcaldes salientes, así como para dar “ejemplo” de honestidad y transparencia, de castigo a las malas prácticas administrativas y, sobre todo, de combate a la corrupción.

Este asunto no está alejado de lo que está por venir en los próximos días, ahora sobre todo si se toma en cuenta que la “moda” es el combate a la corrupción. Los emanados del Movimiento de Regeneración Nacional, quienes ahora son mayoría en la Legislatura mexiquense, traen en su cartera como una prioridad precisamente castigar cualquier cosa que parezca una mala práctica en el servicio público.

Eduardo Neri Rodríguez, alcalde de Capulhuac, «en la mira» de la «guillotina legislativa».

Entonces la pregunta no es si se va a encarcelar a alguno de los que hoy todavía son presidentes municipales del Estado de México, sino quizá lo único que debemos preguntar es a ¿cuál o cuáles alcaldes salientes se les aplicará la ley y van a ir a parar a la cárcel?

Como una estrategia selectiva se ha visto que en los últimos años se les ha pasado “tijera” a un presidente municipal saliente de cada uno de los partidos políticos más importantes, así como el sacrificio azteca para “calmar la furia de los dioses”, o del pueblo, en este caso, que es lo que realmente se intenta hacer.

Por ello, desde la óptica tradicionalista de esta entidad estarían en fila de “invitados especiales” aquellos presidentes municipales que pertenezcan al Partido Revolucionario Institucional (PRI), al Partido de la Revolución Democrática (PRD) y al Partido Acción Nacional, porque, al menos por el momento, no hay ninguno del Movimiento de Regeneración Nacional.

Normalmente, en el “bombardeo selectivo” en contra de la corrupción, en el Estado de México se actúa en contra de municipios relativamente pequeños, aunque ya también tenemos la experiencia de algunos de grandes dimensiones como Atizapán de Zaragoza e incluso Naucalpan, que son verdaderamente relevantes.

Entonces deberían de preocuparse algunos de los relativamente pequeños que puedan ser utilizados estratégicamente como “ejemplo” en eso de cortar cabezas, para posteriormente pasar en segundo término a los grandes, donde podrían darse las cosas como “castigo ejemplar”, ahora que los de Morena se estrenarán como “verdugos”.

La lista, dicen, está encabeza por Eduardo Neri, el vistoso presidente municipal de Capulhuac, ese pequeño municipio que está entre Ocoyoacac y Tianguistenco, el cual se hizo famoso más allá de su deliciosa barbacoa, platillo tradicional de carne de borrego cocinada en un hoyo que se cava en la tierra, en el piso, sino porque precisamente el alcalde Neri, quien llegó por el Partido de la Revolución Democrática, se convirtió de la noche a la mañana en un “dolor de cabeza” incluso para sus correligionarios.

Basta recordar que Eduardo Neri parece se volvió loco y primero intentó convertirse en candidato a la gubernatura del Estado de México al seno del mismo PRD, luego, una vez que fracasó en ese proyecto, buscó la dirigencia estatal del mismo partido del sol azteca, y también falló, y finalmente, en el río revuelto de la coalición Por el Estado de México al Frente, buscó primero la candidatura a senador de la Republica y luego, ya como de consolación, una candidatura a diputado federal, pero en ninguna de esa opciones tuvo éxito.

Es decir, perredista, si es que lo es, porque en realidad es un migrante ex priista, Eduardo Neri no ha sido nada bien visto dentro de su instituto político, y, quizá para su desgracia, incluso creo enemistades que tarde o temprano le pasarán factura, y ni qué decir de su labor al frente de la administración municipal de Capulhuac, donde no solamente no dio resultados, sino que en lo único que hizo crecer al municipio fue en su deuda pública.

Eduardo Neri cumple con todos los “requisitos” para irse derechito al foso de los sacrificios “anticorrupción” que eventualmente emprenderán los nuevos diputados locales, donde Morena es mayoría, pues pertenece a un partido distinto al Movimiento de Regeneración Nacional, tiene una larga lista de cuentas pendientes en materia administrativa en Capulhuac, además de un pueblo enardecido que le reclama lo mucho que habló y lo poco que hizo.

Todos los elementos o ingredientes necesarios para un caldo de cultivo que huele a venganza de grupos políticos, a sacrificio para calmar a los dioses, y, sobre todo, a un paso inicial en el objetivo tan llevado y traído de combate a la corrupción, donde ya se buscan “conejillos de Indias”, como Eduardo Neri, para ver si el experimento aporta resultados y le da a Morena mayor impacto entre quienes confiaron tanto en ellos el pasado 1 de julio y también entre quienes e mantienen escépticos de los alcances de tantos buenos deseos de cambio para los municipios, el Estado de México y el país en general. ¿O no?

 

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.