Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

Presupuesto austero

 

Llegó a la Cámara de Diputados, vía la Justa de Coordinación Política, la propuesta de Presupuesto de Egresos e Ingresos para el próximo año, el 2019. El Ejecutivo mexiquense se sumó a la “moda” de la austeridad sobre lo que tanto insiste el nuevo gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador. ¿Para bien o para mal? Ya lo veremos.

Se trata de una propuesta presupuestal bastante responsable del gobernador Alfredo del Mazo Maza, quien demuestra una de sus principales características: es un especialista en finanzas, y en eso pocos le van a competir.

Sin embargo, el presupuesto estatal esta ocasión no solamente depende de criterios financieros, será la política la que lo saque adelante o lo hunda en los próximos días durante los trabajos de comisiones donde la propuesta se analizará, seguramente se modificará y se preparará para su aprobación en el pleno legislativo, con miras a consolidar ese llamado Paquete Fiscal 2019 antes de que concluya el presente año.

Es evidente que las visiones políticas sobre lo importante son muy diferentes entre la administración del gobernador Alfredo del Mazo y la propia de los diputados del Movimiento de Regeneración Nacional que hoy son la mayoría en el Poder Legislativo de la entidad, sobre quienes pesa la grave responsabilidad de alinear un presupuesto suficiente y adecuado para hacer frente a los grandes retos que tiene esta entidad.

Ya está en la Legislatura local la propuesta de Presupuesto de Egresos e Ingresos para el Estado de México 2019. Austero, como debe ser.

Ayer, después de entregar esta propuesta de presupuesto, el secretario de Finanzas de la entidad, Rodrigo Jarque Lira, otro especialista en la materia, planteó puntos muy interesantes que a todo el mundo interesan. Por ejemplo, se ratificó que los impuestos que hoy existen en el Estado de México no sufrirán modificaciones al alza y que tampoco se crearán otros nuevos.

Destaca además la convicción del Ejecutivo mexiquense de no contraer más deuda pública, lo que, de paso, demanda un ejercicio profundo de disciplina financiera que le hará bien a la economía mexiquense.

Quizá lo único preocupante en esta propuesta gubernamental de gasto es que no se observa, al menos por encima, un programa de obra pública relevante, lo cual es lógico si se toma en cuenta que el dinero disponible debe aplicarse para cubrir las necesidades fundamentales de la administración estatal, lo que deja para “luego” la idea de grandes obras de infraestructura.

El problema es que es precisamente la ejecución de obra pública lo que mueve en realidad a la economía de un estado tan complicado como este, pues si no hay obras, las constructoras se paralizarán, y eso quiere decir cientos de personas sin empleo, sin posibilidades reales de ingreso y, por lo tanto, también con opciones limitadas de compra, lo que estatiza la economía.

Tal vez la administración estatal apuesta a que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cumpla lo anunciado hace casi un mes, cuando en calidad de Presidente Electo estuvo en el Palacio de Gobierno mexiquense y ahí hizo anuncios relevantes precisamente en materia de planes y proyectos de beneficio para esta entidad. Si el gobierno federal cumple y emprende esa lista de obras, entonces sí la economía local podría recibir una importante inyección de dinero para crear empleos, generar ingresos y consecuentemente motivar a la dinamización financiera.

Jarque Lira añadió que la reducción en el gasto público se reflejará sobre todo en el capítulo de servicios personales, del orden del 2.4 por ciento, con el fin de contribuir a los objetivos planteados en la administración.

Aclaró que el Gobierno del Estado de México entiende la austeridad como “liberar recursos para sectores prioritarios”, entre ellos la educación, seguridad, salud y apoyo a los municipios mexiquenses.

Estableció que para el sector educativo se prevé un aumento presupuestal de 2 mil 700 millones de pesos para todos los niveles, lo que seguramente será uno de los puntos que conduzca a una amplia discusión tanto en las comisiones legislativas como en el pleno, pues no todos están de acuerdo en que el sector educativo estatal necesita que se le invierta más. De hecho, la convicción de los diputados, comenzando por la mayoría de Morena, es que los recursos se inviertan mejor, con transparencia.

Y es que existen observaciones muy soportadas de los diputados del Movimiento de Regeneración Nacional respecto a que el secretario de Educación del Estado de México, Alejandro Fernández Calvillo, no ha sido capaz de demostrar que lo que gasta produzca mejoras en el sector educativo.

Incluso uno de los asuntos que saldrá a la luz drásticamente cuando se analice esta propuesta de presupuesto es el asunto relacionado al dinero que se debió invertir en el programa estatal de reconstrucción de la infraestructura educativa dañada durante los sismos de septiembre de 2019.

Diputados de Morena aseguran que hubo “irregularidades” en las obras de reconstrucción de escuelas, a grado tal que ni siquiera se logró concretar ese objetivo, a pesar de que para tal fin se solicitó y obtuvo un permiso especial para contraer un préstamo de casi 500 millones de pesos, el cual, dicen, “no se ve por ningún lado”.

Recientemente en el comedor de la Cámara de Diputados organizaciones de maestros, líderes sindicales y hasta padres de familia, todos vinculados obviamente con el Movimiento de Regeneración Nacional, se presentaron a acusar presuntas irregularidades en el manejo de esos recursos del programa de reconstrucción de la infraestructura educativa del Estado de México.

Ahí advirtieron que el secretario de Educación, Alejandro Fenrández Calvillo, adjudicó de forma directa, lo que viola la Ley de Adquisiciones, a dos empresas para realizar la reconstrucción de escuelas, una para surtir los materiales y otra para ejecutar las acciones de construcción y rehabilitación; sin embargo –dicen—ni una ni otra cosa se realizó conforme a lo establecido en la ley, y las empresas reportan sobreprecios en los materiales y más en los contratos de construcción de aulas con las que se repondrían las dañadas por los sismos de septiembre de 2017.

Es evidente que este caso afectará las discusiones sobre la viabilidad de inyectar más recursos al sector educativo del Estado de México, y otro caso que también despertará pasiones será, sin lugar a dudas, el asunto de la Universidad Autónoma del Estado de México.

 

UAEM en quiebra

 

De acuerdo con el análisis de los diputados del Movimiento de Regeneración Nacional que será la base para la discusión del presupuesto, sobre todo en específico el del sector educativo, la Universidad Autónoma del Estado de México está en quiebra. Así de simple.

Lo peor, explican los legisladores de Morena, es que la quiebra de la UAEM no es resultado de falta de dinero, sino de que el que se le invirtió en 2017 y 2018 nunca se aplicó para cubrir las necesidades reales de la institución, sino incluso sospechan que ese dinero se desvió hacia otros objetivos muy distintos a las prioridades de la academia y la administración de una institución tan importante como la universidad pública autónoma mexiquense.

Incluso hay legisladores de la mayoría que opinan que antes de dar un peso a la Universidad Autónoma del Estado de México, ésta debe llevar a cabo una profunda investigación y determinar quién o quiénes son los responsables del evidente quebranto financiero que sufrió la institución, lo que hoy la tiene como limosnera esperando que alguien se apiade de la misma y le regale o preste 400 millones de pesos para salir delante de los compromisos salariales que tiene pendientes por concepto de las dos quincenas del mes de diciembre, aguinaldos y prestaciones laborales con sus empleados administrativos y académicos.

Se les agotó la paciencia a los profesores y trabajadores administrativos de la Universidad Autónoma del Estado de México.

De proceder dicha postura, los diputados mexiquenses condicionarían el presupuesto 2019 a que la institución presente a los responsables del quebranto financiero, quienes podrían ser los primeros en pasar por las armas en el objetivo de la lucha contra la corrupción que abandera el Movimiento de Regeneración Nacional.

Y no son solo salarios, aguinaldos y prestaciones lo que debe la Universidad Autónoma de esta entidad, sino, además, tiene un largo pendiente con proveedores a los que de plano les ha dicho que, al menos este año, no les va a poder pagar, que regresen en enero, a ver si para entonces las cosas mejoran en materia financiera y pueden comenzar a cubrir los pendientes que arrastran.

La verdad, con absoluto respeto, la situación en la UAEM es alarmante, nunca en sus casi 200 años de existencia, esa gloriosa institución había estado en una condición tan lamentable, lo que evidencia solamente una cosa: que hay quienes son muy buenos para eso de la academia, pero de administración institucional no saben ni un cacahuate.

 

Sistema Anticorrupción

 

Un área que verdaderamente tendrá un impulso decidido es el Sistema Estatal Anticorrupción, ese ente que se creó con bombo y platillo, para después prácticamente acallarlo a nivel local con una forma que no tiene error: simplemente no le dieron dinero para operar.

De acuerdo con lo denunciado no hace mucho por José Martínez Vilchis, a quien le confirieron la responsabilidad de encabezar esa instancia, aunque no le dieran ni para hojas de papel, al menos en el año que él encabezó el Sistema Estatal Anticorrupción, nunca recibieron los recursos que les habían prometido que ejercerían, por lo que su actividad, en el primer año de funciones, no pasó más allá de reuniones de café y una que otra conferencia ante medios de comunicación, las primeras para anunciar qué es lo que pensaban hacer, y las últimas para decir que realmente no hicieron mucho porque no tenían con qué trabajar.

A José Martínez Vilchis lo pusieron a luchar contra la corrupción sin un peso en la bolsa. Pobre presupuesto, pobres resultados.

En el colmo del absurdo, fue el empresario Marco Antonio González Castillo, consejero ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción, quien de un modo u otro subsidió prácticamente la actividad de esa instancia, tanto gestionando las instalaciones de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Toluca, de la cual es miembro distinguido y ex presidente, para que ahí se realizaran muchas de las actividades que no podían ejercer en otro sitio, simplemente porque ni a local llegaban y mucho menos tenían con qué rentar un salón en algún hotel u otro tipo de espacio público.

Así de lamentable fue el accionar del Sistema Estatal Anticorrupción en su primer año, y evidentemente, por lo mismo, los resultados no son muchos. Y es que no se le puede exigir a alguien que haga algo cuando no se le otorgan las herramientas materiales, económicas y humanas con qué hacerlo, como es el caso.

Por ello, es relevante que en la propuesta de Presupuesto de Egresos del 2019 del Ejecutivo del Estado de México se proyecte un incremento del 35 por ciento en recursos para el Sistema Estatal Anticorrupción, lo cual suena muy bien, aunque en término reales habrá que revisar si se tratará de 35 por ciento más a partir de los cero pesos que recibió, en los hechos, en el año 2018, o serán 35 por ciento más recursos con base en lo que dijeron que iban a recibir cuando crearon esa instancia, aunque no se lo hayan entregado.

Ojalá sea la primer opción, pero sea como sea, de verdad es muy importante que se le otorguen al Sistema Estatal Anticorrupción los recursos necesarios para alcanzar el objetivo con el que fue creado, y deje de ser una figura decorativa, sin dinero, pero también carente de “dientes” con los cuales actuar cuando verdaderamente detecte personas o instituciones involucradas en presuntos actos de corrupción.

Es lamentable que instancias como el mismo Órgano Superior de Fiscalización (OSFEM), haga caso omiso de las solicitudes de información que el Sistema Estatal Anticorrupción le remitió en repetidas ocasiones durante el 2018, lo  que pone en evidencia que el señor Fernando Valente Baz Ferreira el único compromiso que tiene con la corrupción es ocultarla, si no es que, de paso, fomentarla.

 

Seguridad es el reto

 

Pero de todos los rubros, que son muchos, que integran el llamado Paquete Fiscal 2019, el que verdaderamente preocupa a los ciudadanos es el relativo a la seguridad pública.

No es un secreto que la transformación de la dependencia encargada de la seguridad de los mexiquense arroja resultados inobservables. Todavía no encuentro a nadie que me pueda decir que hoy se siente más seguro que antes del 15 de septiembre de 2017.

Es mucha la confianza depositada por el gobernador Alfredo del Mazo Maza en la secretaria de Seguridad, Maribel Cervantes Guerrero, pero la verdad que la respuesta a eso ha sido tan ínfima que ni siquiera se observa en los resúmenes que ofrece mes a mes el Sistema Nacional de Seguridad Pública, donde el Estado de México aparece siempre entre los lugares más preocupantes en la comisión de los principales delitos.

Maribel Cervantes Guerrero con escasos resultados en la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de México.

Y si en las estadísticas del gobierno federal priista que concluyó el último día de noviembre aparecía el Estado de México mal calificado, espérense unos días más, cuando el secretario federal de Seguridad, Alfonso Durazo, haga públicos los resultados de su primer mes de gestión.

Y es que ahora esos reportes del Sistema Nacional de Seguridad ya no se harán a partir de los informes que rindan los gobiernos estatales, los cuales evidentemente tienen muchas posibilidades de “maquillarse”, sino que se incorporarán criterios que antes poco o nada se reflejaban en sus gráficas, como los concentrados que las compañías aseguradoras de automóviles ofrecen mes a mes en materia de robo de vehículos.

Y sí, en ese tipo de reportes, el Estado de México no aparece mal, aparece pésimo, pues esta sigue siendo la entidad donde más vehículos automotores se roban, también se sabe que es donde más autopartes robadas se comercializan, y, en el colmo, el Estado de México también es la entidad del país donde menos vehículos robados se recuperan, lo que pone de manifiesto la casi nula actividad que la autoridad judicial lleva a cabo en ese rubro.

Cuando las estadísticas del nuevo gobierno federal se den a conocer en materia de seguridad pública, tendremos la posibilidad de conocer información más cercana a la realidad que viven miles de familias en esta entidad, lo que guarda una distancia muy considerable de los números que desde hace meses intenta tomar como parapeto la señora Maribel Cervantes Guerrero para hacer creer a propios y extraños que sí trabaja.

 

La última y nos vamos…

 

Esta es la última columna de Visión Puntual que se publica en el año 2018 en nuestro periódico Diario Puntual.

Quiero agradecer este espacio para dar gracias a todos y cada uno de quienes me han hecho el favor de dispensar unos minutos de su valioso tiempo para leer lo que aquí se expresa.

Siempre he estado consciente de que en esto no todos estamos de acuerdo. Sé que en este espacio se han escrito situaciones incómodas para algunos, temas que no son del agrado de todos.

Sin embargo, soy un fiel defensor de la libertad de expresión, no con marchas, plantones ni otro tipo de expresiones con las que nunca estaré de acuerdo, sino con el trabajo cotidiano como canal de difusión del sentir de muchas personas que no cuentan con un espacio tan valioso como este para hacer saber lo que piensan, lo que creen, lo que les interesa.

Por eso, refrendo mi mayor agradecimiento a quienes hacen comentarios, a quienes aportan temas a tratar en este espacio de opinión, a quienes han hecho correcciones o aclaraciones, porque evidentemente no soy perfecto y ni aspiro a serlo.

Este es un ejercicio periodístico del cual me siento verdaderamente honrado de poder realizarlo, es una plana en la que caben todas las expresiones, todas las ideologías, todos los asuntos que les interesan.

Agradezco evidentemente la confianza de mi Presidente Editor, Antonio Huerta Gutiérrez, a quien si algo le reconozco es la libertad con la que permite el ejercicio periodístico.

La próxima vez que publiquemos esta columna, estaremos más descansados, más frescos de la cabeza y evidentemente con muchas más ganas de salir adelante en un México cada vez más complicado, en un Estado de México lleno de retos, pero en los cuales afortunadamente contamos con la voluntad, la entrega cotidiana y el esfuerzo inquebrantable de millones de personas de bien.

Deseo que los días por venir, las celebraciones de Navidad, Año Nuevo, Día de Reyes y todo lo que tradicionalmente festejamos en esta temporada, sea oportunidad para el acercamiento familiar, para pasarla bien, para no incurrir en excesos de los cuales luego nos arrepintamos.

Aprovechemos el tiempo para estar cerca de quienes nos rodean, comenzando por la familia, regalemos un poco de nosotros mismos, para una charla amena, para escuchar a nuestros hijos, para compartir una palabra de aliento con quien es menos favorecido que nosotros mismos.

Deseo fervientemente que nos vaya mejor a todos el año próximo, que sea de realizaciones, que lo mucho que nos han prometido se cumpla, se transforme verdaderamente en mejoras para la mayoría de la sociedad que durante muchos años se mantuvo a la espera de un cambio de raíz, para bien.

Que la Navidad bendiga a todos, que tengan todos un minuto para la reflexión, que oren y sean agradecidos de lo mucho que todos los días hemos recibido, aunque la mayoría de las veces nos quejamos por lo que nos falta.

De corazón hago votos porque la felicidad impere en los hogares de todos quienes me honran con su lectura, y ofrezco la mayor de mis disculpas, desde el fondo del corazón, si a alguien perjudiqué con este maravilloso espacio en el que me permiten decir lo que me viene en gana.

Gracias a todos. Bendiciones, y nos leemos en el 2019. ¡Felicidades!

 

POSDATA.- El gobierno federal intervino y le otorgó unos millones de pesos a la Universidad Autónoma del Estado de México para el pago de aguinaldos de sus trabajadores académicos y administrativos. La crisis se contuvo gracias a la benevolencia de Andrés Manuel López Obrador. Ahora ya solo falta determinar quién o quiénes son los responsables de la lamentable situación financiera que atraviesa la máxima casa de estudios mexiquense.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.