ZONA SÍSMICA

Marco Polo Aguilar

• Ríos Piter, un caso sui géneris en la política

• Otro viraje en una trayectoria impredecible

• ¿Un jaguar al borde de la extinción?

El pasado martes 14 de Febrero, en pleno día del amor y la amistad, el senador Armando Ríos Piter anunció, “con tristeza”, su salida del Partido de la Revolución Democrática, argumentando que el sistema de partidos en México acusa un agotamiento total que ya no es capaz de responder a los reclamos de la ciudadanía. Y lo hizo, según él, “por una razón tan simple y poderosa: el amor a la política”

Frente al hartazgo ciudadano de un país hundido en la corrupción y el descrédito hacia sus representantes populares y gobernantes, este señalamiento del de Tecpan de Galena, se pierde en el vacío como gota en el agua.

No hay duda de que Armando Ríos Piter ha logrado, a fuerza de talento, perseverancia y una sólida formación, un notable capital político que lo ha mantenido como elemento destacado en la palestra nacional y lo ha colocado como una de las mejores opciones actuales de la élite en el poder.

Sin embargo, Ríos Piter se ha convertido en un caso sui géneris de la política nacional, pues en contraparte a su meteórica carrera (basta señalar que tiene sólo 43 años de edad), ha tomado decisiones inesperadas en momentos en que sus seguidores esperaban de él una respuesta consistente.

Más allá de la validez de los argumentos que esgrimió en su momento, Armando Ríos Piter declinó de última hora, la candidatura de su partido a la gubernatura de Guerrero. Más tarde, por decisión propia, decidió no contender por la presidencia del PRD, lo que en la suma contribuyó a que se le señalara como “el primer declinatario” del país.

Hoy, con su salida del Partido del Sol Azteca, Ríos Piter vuelve a sumar en esta cauda de decisiones, que parecen estar motivadas por no encontrar un panorama “a modo” y que lo llevan a salidas adyacentes, que evidencian que el político guerrerense, en forma consciente, se da el lujo de dilapidar su capital político en un incesante “volver a empezar”.

Lo que los integrantes del Movimiento Jaguar le reprochan, es no tomar el “toro por los cuernos” cuando las circunstancias así lo han exigido.

El desencanto que privó entre sus seguidores fue más que evidente al rechazar ser candidato a gobernador, pues cientos de personas que militan en sus filas veían en él una esperanza de cambio, al vislumbrar que Ríos Piter encarnaría al hombre que Guerrero necesitaba para sacarlo de la postración y para zanjar las inequidades que hoy laceran al estado y sobre todo, para poner coto a la omnipresente delincuencia organizada que azota a la entidad.

De la misma manera, sus correligionarios de partido veían en él la posibilidad de poner orden en el PRD que hace mucho tiempo perdió la esencia de su origen (el bienestar de los que menos tienen) para convertirse en un feroz grupo de intereses y cuyas tribus han hecho un botín del poder político y lo han usado sólo para enriquecer a sus dirigentes.

Basta mencionar que cuando Beatriz Mojica Morga fue candidata del Partido de Sol Azteca a la gubernatura de Guerrero, su hermana, Teresa Mojica Morga, era la encargada de distribuir los dineros de su campaña y cosa rara, ahora goza de una colosal residencia en Chilpancingo.

Ahora, con la salida del PRD, la mudanza coloca al Jaguar en el borde de la extinción, pues a decir de los seguidores del político guerrerense, no es posible saber hasta cuándo el temperamento de Ríos Piter decida seguir la línea que el mismo definió para construir una candidatura independiente a la Presidencia de la República o como gobernador a la Ciudad de México, o de nueva cuenta, en el momento menos inesperado, decida declinar en favor de otro proyecto.

Las preguntas que prevalecen siguen siendo ¿qué sigue? y ¿hasta cuándo?

Como siempre, la introspección parece ser la mejor salida para hallarle la cuadratura al círculo y es hoy, más que nunca, cuando Armando Ríos Piter tiene ante sí la urgencia de hacer un análisis crítico de su accionar en la política nacional.

Declinar o salirse por la tangente no son siempre la mejor respuesta.

Lo que sus seguidores exigen es que, lejos de rehuir la confrontación o el choque directo, Ríos Piter debe mostrar su capacidad para combatir y transformar al monstruo desde dentro.

Esa es la premisa que Antonio Gramsci, el gran teórico italiano de las Ciencias Sociales propuso para modificar el status quo. La de transformarlo desde dentro con la acción de intelectuales orgánicos, es decir, hombres de idea y acción.

No hay duda de que Ríos Piter posee esas cualidades, pero sigue quedando a deber con esa errática trayectoria que lo lleva al principio, cada vez que parece estar a punto de acceder al punto más alto.

Ese incesante volver a empezar le ha restado cada vez más adeptos y en cada mudanza, el político guerrerense ha dejado tirados bienes que con gran esfuerzo había logrado construir.

En esa mirada hacia adentro, Ríos Piter no debe recordar que el agotado sistema que hoy critica es la cuna de su origen. Por tanto, conocerlo a profundidad, le faculta poseer las claves para transformarlo.

Entonces: ¿por qué seguir buscando coyunturas “a modo” y salidas adyacentes?¿usted qué piensa, amable lector?

Movimientos telúricos…Adolfo Plancarte Jiménez, expresidente del Consejo Estatal del Partido de la Revolución Democrática en Guerrero, afirmó que ese partido se ha quedado sin senadores como consecuencia de entregar sus candidaturas a gente que no cuenta con ninguna formación, ni principios de izquierda y puso como ejemplo a Armando Río Piter y a Sofio Ramírez Hernández, dos políticos que no tienen antecedente alguno de lucha en movimientos sociales…primero dijo que Sofio es una hechura total de Ángel Heladio Aguirre y Armando, de Zeferino Torreblanca, sin ningún antecedente de izquierda…Pero aun siendo de izquierda, ya ven al famoso “tragabalas” Jesús Zambrano, quien con antecedentes de la izquierda mexicana, junto con su camarilla, ha colocado al perredismo en terapia intensiva y el que requiere de una cirugía mayor para poder sobrevivir…en Iguala, por ejemplo, se dice que Zambrano fue uno de los primeros beneficiarios del ex alcalde José Luis Abarca, acusado de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa y del mismo ex

gobernador Ángel Aguirre, defenestrado por no haber puesto orden en la seguridad de ese municipio y de todo el estado y a quien Zambrano, siendo presidente del PRD, corría a ponerse como alfombra cada que llegaba a la Ciudad de México…muy pocos recuerdan ya el ímpetu con el que la coalición de partidos de izquierda aglutinados por la Corriente Democrática del PRI, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas, Janitzio Múgica, Rodolfo González Guevara y Porfirio Muñoz Ledo, pudo integrar en un solo partido a facciones como el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), Partido Patriótico Revolucionario (PPR), Unión de la Izquierda Comunista y el Partido Socialista de los Trabajadores (PST)…que lejos quedó ese 5 de mayo de 1989…marcop1955@hotmail.com

 

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.