Crece consumo de “cristal” entre mexiquenses

  • Ese tipo de metanfetamina gana terreno en zonas rurales donde también se populariza su producción

Grupo Puntual / Claudia Rodríguez

TOLUCA, México, 13 de Mayo de 2019.- El consumo de sustancias estimulantes entre los jóvenes en el Estado de México ha incrementado en los últimos años, principalmente en zonas rurales, donde se han detectado narco-laboratorios para producir la droga conocida como “cristal”, señaló  Juan Carlos Cruz Miguel, Director de Centros de Integración Juvenil en Toluca, quien además refirió que en estos lugares los adolescentes la adquieren más “fácil” y “rápido”, ante la poca vigilancia por parte de los elementos de seguridad.

“El Cristal es una forma de metanfetamina y es la que principalmente ubican los chicos, se da porque probablemente hay menos vigilancia, porque probablemente también en estos sitios pudiéramos encontrar no solamente la distribución sino también la elaboración, es probable que existan los laboratorios”, explicó.

Refirió que los jóvenes se han inclinado por el uso del “Cristal” para disminuir los efectos embriagantes del alcohol; es decir, combinan la droga con alguna bebida alcohólica y de esta manera el efecto es más duradero.

“Hemos encontrado casos de uso de metanfetaminas y característicamente lo hemos visto no solo en este Centro sino también en otros lados, característicamente está ocurriendo no hacia las zonas urbanas sino a las zonas rurales o a la periferia de las zonas rurales, donde ven como una cuestión para aumentar el rendimiento físico el consumo de estas sustancias y también como una forma que están utilizando los jóvenes para disminuir o evitar los efectos embriagantes del alcohol”, dijo.

Por lo menos 30 por ciento de los pacientes que llegan a los Centros de Integración Juvenil señalan haber consumido una vez en su vida “Cristal”, mientras que un dos por ciento llegan para tomar un tratamiento porque el consumo ha sido constante.

La metanfetamina puede encontrarse en forma de polvo blanco, en tabletas o en fragmentos blancos brillosos a los que se les llama “cristal”, en cualquiera de sus formas es una droga muy adictiva y tóxica.

El “cristal” puede calentarse para aspirar sus vapores o inyectarse y así obtener efectos estimulantes más intensos y rápidos, su consumo es causa de deterioro físico y emocional significativos.

Juan Carlos Cruz Miguel, Centros de Integración Juvenil.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.