Evade Uber Eats cualquier responsabilidad en accidente de repartidor

  • Los empleados no están dados de alta ante el IMSS, lo que viola la Ley Federal del Trabajo, y no cuentan con ningún seguro de accidentes o de vida

Grupo Puntual / Yazmin Sánchez

 

TOLUCA, México, 4 de Octubre de 2018.- La empresa de reparto de comidas a domicilio Uber Eats se “lavó las manos” y no apoyó absolutamente en nada a la familia de su empleado Antonio Rubén Díaz González, quien el 2 de octubre, alrededor de las 13:00 horas, sufrió un accidente en la avenida Isidro Fabela, a la altura de Colegio Militar, en Toluca, cuando la bicicleta eléctrica que conducía cayó en un bache y él se estrelló contra el pavimento, lo que le ocasionó fractura craneal y dislocación de nariz.

Verónica González Castrejón, madre del joven accidentado, denunció que la compañía Uber Eats, para la cual trabaja Díaz González desde cuatro meses antes, simplemente recurrió a una cláusula del contrato de adhesión a esa plataforma tecnológica que opera como repartidora de distintos restaurantes, en la que no se hacen responsables de cualquier tipo de accidente.

“No hay ningún seguro ni apoyo económico. Muy inteligentes, como no hay una regularización en sus servicios, en el contrato marca en una de las cláusulas que se deslinda de los accidentes que tengan los trabajadores”, reveló.

“Mejor sus mismos compañeros fueron a ver a mi hijo al lugar del accidente y de manera particular han hecho donaciones desde 2 a 50 pesos, que se los agradecemos mi familia y yo, con mucho cariño”.

“Mi hijo sólo quería trabajar para solventar los gastos de la escuela y de la casa”, precisó, y señaló que ahora la familia tendrá que enfrentar una larga serie de gastos tanto a nivel hospitalario como en lo personal, porque ahora su hijo no podrá trabajar por más de un mes hasta que se recupere.

Como cualquier trabajador en este país, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley Federal del Trabajo, Antonio Rubén Díaz González debería estar dado de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, porque su actividad reporta ganancias para la empresa identificada como Uber Eats.

La madre del joven comentó que el ayuntamiento de Toluca ofreció apoyar al joven repartidor de comida rápida con los gastos hospitalarios, pero acotó que falta todo lo demás, como cirugías, terapias de recuperación, por supuesto el daño patrimonial que se les causó como familia al no contar ya con los ingresos que el joven generaba.

Sostuvo que el miércoles en el hospital se presentó la titular del instituto municipal de mujer de Toluca, profesora Leticia López Urbina, quien le comentó que únicamente se harían cargo de los gastos médicos que se generen en el hospital, sin tomar en cuenta los retos económicos que se dan en medio de una recuperación.

La madre del repartidor accidentado comentó además sobre la pésima atención que Antonio Rubén Díaz González, de 26 años, recibió durante su estancia en el hospital Nicolás San Juan de Toluca.

“Fue llevado al hospital Nicolás San Juan, lo medicaron correctamente, pero no le pudieron dar una cama, ya que mencionaron médicos y enfermeras que no tenían, estando todo el momento en una silla, sin poder descansar un poco ni antes de la operación, aun cuando las cervicales las tiene inflamadas por el golpe”, apuntó.

La señora Verónica González Castrejón hizo un nuevo llamado a las autoridades federales, estatales y municipales, a efecto de revisar la normatividad aplicable en estos casos, pues insistió en que el mal estado de las calles de Toluca fue el causante de este incidente que le está repercutiendo drásticamente a su familia, y pidió apoyo a la ciudadanía en general para enfrentar económicamente esta situación.

 

Seguro inexistente

 

El de Toluca no ha sido el único accidente en el que repartidores de la compañía Uber Eats se han visto involucrados, ha sucedido en los últimos cuatro meses, desde que comenzó a operar en México, en entidades como San Luis Potosí, la Ciudad de México y Cancún, entre otras.

A nivel internacional esa compañía enfrenta diversas demandas por la misma circunstancia: repartidores que han sufrido accidentes como caídas, volcaduras e incluso atropellamientos mientras llevaban encargos de comida a particulares.

Por tal motivo, en diciembre de 2017 la empresa Uber Eats anunció en España que había alcanzado un acuerdo con la aseguradora AXA para que todos sus repartidores registrados cuenten con seguridad social y, adicionalmente, una cobertura extra en caso de accidente.

Sin embargo, esta situación no aplica en México, pues los repartidores ni siquiera están dados de alta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y mucho menos cuentan con póliza de seguro en caso de accidente.

En España, los repartidores de Uber Eats tienen derecho a que, en caso de accidente durante un reparto, se les cubre:

-Reembolso de gastos médicos relacionados con un accidente que resulten en hospitalización (costes de hospitalización y los relacionados con las consultas, los costes farmacéuticos, rayos X y pruebas médicas hasta 7.500 euros)

-Si la hospitalización es de 3 noches consecutivas (72h) o más, se realizará un pago de 3.000 euros.

-En caso de discapacidad total, se realizará un pago de 30.000 mil euros.

-En muerte accidental, se realizará un pago de hasta 30.000 euros al beneficiario, además de un reembolso de los costes relativos al funeral de hasta 3.000 euros.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).