ZONA SÍSMICA

Marco Polo Aguilar

  • Xavier Olea Peláez y sus ocurrencias
  • El propio Astudillo lo ha desmentido
  • Vicario, venderá cara su inhabilitación

Una vez más Xavier Olea Peláez, fiscal General del Estado de Guerrero, está metido en el centro de la polémica.

Ahora se trata de un supuesto secuestro en Acapulco, de la hija de Maribel Gómez, Karla de los Ángeles, quien cuando acudió a la fiscalía del estado a solicitar ayuda, Olea Peláez le respondió: “Igual y su hija ya está muerta”.

El fiscal, desde su nombramiento en diciembre del 2015, se la ha pasado haciendo declaraciones controversiales. Ha metido al gobernador Héctor Astudillo en una serie de problemas, los que el mismo mandatario ha tenido que desmentir.

Entre ellas, cuando dijo que Astudillo había ordenado ejecutar al líder del grupo criminal Los Tequileros, Raybel Jacobo Almonte, ya que la orden era “acabarlo, darle pa´bajo”. Astudillo, no tardó mucho tiempo en desmentirlo y aclaró que la indicación que se le había dado al fiscal “era bajarlo de la sierra, porque trae asoleada a la gente de la región” y de ahí, cada quien le daría la interpretación que quisiera.

Poco después, el mismo Olea Peláez, durante una reunión, fue grabado y en un video presentado en televisión, donde aseguraba conocer al verdadero “tequilero”: “es el diputado Saúl Beltrán Orozco, pero no lo podemos detener porque tiene fuero”.

Incluso, tiempo atrás, al Ministerio Público que consignó la averiguación y la juez que libró la orden de aprehensión contra el diputado priista Beltrán Orozco por homicidio en contra de uno de sus trabajadores cuando fue presidente municipal de San Miguel Totolapan, los acusó de que habían recibido dinero, cuando los representantes de la ley le habían dicho que habían sido amenazados por el crimen organizado.

Y así por el estilo, sus ocurrencias han sido desmentidas en varias ocasiones.

Hijo del efímero ex gobernador Xavier Olea Muñoz, Javier Olea Peláez se convirtió en el hombre de hierro de la administración del gobernador Astudillo, a pesar de los señalamientos en contra de su polémica trayectoria.

A sus 63 años de edad, de los que 40 ha vivido fuera del estado de Guerrero, Olea Peláez, logró colarse como fiscal sobre Rogelio Parra Silva y Héctor Salvador Calleja Paniagua, y ofreció “orden, paz, seguridad jurídica, trabajo eficiente y abolir de tajo las lamentables violaciones a derechos humanos para Guerrero”, lo que hasta el momento no ha cumplido.

Y tan no se han cumplido sus promesas hechas, que el viernes por la noche, Ina Zoon, vocera para América Latina (AL) de la Fundación Sociedad Abierta Iniciativa de Justicia, aseguró que Guerrero se ha convertido en la cuna de la impunidad y que no hay ningún interés oficial por crear órganos de justicia eficientes para castigar a los responsables de delitos.

Al presentar un informe sobre Atrocidades innegables: crímenes de lesa humanidad, Ina Zoon criticó la estrategia federal sobre seguridad y cuestionó que tanto la Policía Federal como los militares, estén al frente del combate a la violencia en la entidad, ya que los hechos delictivos en los cinco municipios más violentos, Acapulco, Chilpancingo, Chilapa, Coyuca de Benítez e Iguala, los homicidios simplemente van en aumento.

Y en efecto, el fiscal General del Estado solo ha visto campear de forma galopante la inseguridad a lo largo y ancho del estado, aderezada por ocurrencias y cuentas alegres que ni el mismo cree.

Al parecer Olea Peláez no hace su trabajo con gusto. Lo de él es defender a personajes como Raúl Salinas de Gortari, como Arturo Durazo Moreno, o al ex alcalde de Tlapa, Willy Reyes, acusado de asesinar al diputado federal Moisés Villanueva o bien a los ex funcionarios panistas presos en Brasil, Sergio Eguren Cornejo y Rafael Medina Pederzini, quienes manosearon a una mujer y luego golpearon a su acompañante.

Eso podría explicar porque tiene tan descuidado al estado en cuestión de justicia, y hasta la fecha, por ejemplo, nada se sabe sobre el asesinato de Armando Chavarría.

Con esas ocurrencias se nota que la figura del fiscal está sumamente desgastada y se corre el riesgo de contaminar a otros funcionarios, como ya ocurrió con el vocero de seguridad, Roberto Álvarez Heredia, quien en varias ocasiones ha etiquetado como integrantes del crimen organizado a presuntos delincuentes, función que a él no le corresponde hacer.

Dicen que al gobernador Astudillo sólo le falta que lo orine un perro o que le crezcan los enanos.

Y fíjense porqué se los digo:

La semana pasada, su directora de Comunicación Social, Erika Luhrs, sufrió un desliz más al “confiar” a algunos reporteros que el problema de los periodistas desvalijados por gente armada, el gobernador lo arregló a “billetazos”, lo que armó un San Quintín en Casa Guerrero, que hasta la fecha mantiene en pánico a la insensible funcionaria.

Todo eso no quiere decir más que el gabinete del gobernador guerrerense se ha desdibujado y requiere cambios, en los que se podrían aducir, desde razones solo tácticas o estratégicas, o sencillamente un cambio en la orientación en el plan de gobierno. No queremos pensar que Astudillo se haya empecinado en sostener a figuras que, a pesar de sus desvaríos, siguen dentro de su equipo de trabajo.

Y si como dice el propio Astudillo que a Guerrero le urge que cada quien ponga su parte para salir adelante, pues con estos amigos, para que quiere enemigos. ¿O tú que piensas amable lector?

Movimientos telúricos…Cuando Héctor Astudillo aún era gobernador electo, habló de una deuda que el gobierno del estado tenía con diferentes bancos, de algo así como de tres mil millones de pesos, mientras que el gobernador en ese momento, el académico Rogelio Ortega Martínez, quien sustituyó al defenestrado Ángel Heladio Aguirre, aseguraba que la deuda ascendía a más 13 mil millones de pesos…de ahí, nadie supo más, hasta ahora, en que el gobernador Astudillo reveló que Ortega Martínez entregó carreteras que nunca fueron construidas, pero que según en un informe, fueron terminadas y pagadas…también se habla de que sigue la investigación en la Secretaria de Salud, la que hay que recordar que junto con la Secretaria de Educación Pública, Aguirre utilizaba como “cajas chicas” y tenía llenas de “aviadores”…

El diputado local Héctor Vicario será inhabilitado por 10 años, según hay irregularidades en la construcción de unidades habitacionales para damnificados de las tormentas tropicales Ingrid y Manuel, cuando fue delegado de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU)…de querer defenderse, Vicario tendría que empinar a Jorge Carlos Ramírez Marín, quien en ese entonces era titular de la SEDATU y al entonces gobernador Aguirre, quienes están metidos hasta el cuello en la corrupción de los damnificados, como buenos administradores que son de la desgracia…marcop1955@hotmail.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.