EL PAÍS HOY

Ernesto Soto Paez

Huachicoleros, el terror que crece

Lo que comenzó como una forma de auto suministro de hidrocarburos, hoy es un gran negocio que deja a los huachicoleros multimillonarias ganancias que, sin lugar a dudas, se reparte en todas las instancias gubernamentales, de lo contrario no se entiende tal libertad de impunidad y mercadeo de los productos ordeñados de los ductos de Pemex, sobre todo en estados como Guanajuato, Michoacán, Querétaro y Puebla, por citar algunos.

El término huachicol, originalmente tiene que ver con una bebida alcohólica prehispánica a base de maíz o de otros productos gramíneos, que se sigue produciendo en el centro y norte del país. Ahora se aplica a la actividad de ordeña de los ductos de Pemex, que según reportes mesurados dejó en los últimos meses unos 46 mil millones de pesos, pero que si se cuantificaran en números reales, ascenderían a cantidades fabulosas.

El tema ya se ventila a diario en los medios de comunicación, es inevitable no hacerlo pues es un escándalo que involucra a medio mundo. Es muy sospechoso que los gobiernos municipales no actúen en contra de los también conocidos como ordeñaductos, pero además, como son miles de kilómetros del tendido de ductos, entonces, a las tomas que ya están abiertas, se agregan las nuevas y si no se pueden vigilar se vuelven el paraíso de los huachicoleros.

Pero, además, estos roba combustibles, se dice que son células de los cárteles de la droga, y alguno que otros independientes, pero todos tan bien armados que imponen el terror en las áreas donde actúan. Por esto, los habitantes de municipios poblanos, michoacanos, guanajuatenses, veracruzanos no los denuncia abiertamente.

En Puebla, según reportes, la venta está muy generalizada y los puntos de comercialización siguen creciendo escandalosamente, tanto que a estos huachicoleros ya no les importa si los fotografían o filman. Incluso ya está trazado un Triángulo Rojo donde se vende libremente los combustibles robados.

Esta área está compuesta, principalmente, por los poblados de Palmar de Bravo, Acatzingo, Tepeaca y Tecamachalco, donde es tal la actividad del crimen organizado que las autoridades han aplicado el toque de queda, apenas se pone el sol.

Es tal el poder de los huachicoleros que en Palmar de Bravo, estos ladrones de hidrocarburos agarraron a seis elementos del ejército y los mantuvieron cautivos hasta que fueron liberados, tras un operativo de las fuerzas armadas. Luego de esto, se siguió extrayendo y vendiendo el combustible impunemente.

Minucias

En San Francisco Tláloc, junta auxiliar de San Matías Tlalancaleca, Puebla, fue sorprendido un convoy de chupaductos por la policía, después de esto, unos 200 habitantes, enojados, quemaron las pipas, pero ahora temen represalias.

De acuerdo a informes periodísticos, los huachicoleros imponen el miedo, y la violencia, que las autoridades deben enfrentar este ilícito o Puebla se convertirá en otro Veracruz.

Los cálculos más sobrios sobre este ilícito ascienden a 1.9 millones de pesos, eso es lo que cuesta a Pemex cada hora la extracción de hidrocarburos en estados como Guanajuato, Sinaloa, Jalisco, Querétaro, donde hay 35 puntos de venta sobre la carretera libre, con todo descaro.

Por muchos años el secuestro, el trasiego de la droga, el cobro de piso y otras formas de extorsión fueron la mina de oro del crimen organizado. Ahora, los chupaductos y sus ganancias multimillonarias podrían tener el primer lugar, sobre todo por los gasolinazos, que afectan a la población en México, por eso las autoridades no lo pueden parar.

En suma, no sería negocio vender combustibles robados, si no los compraran, pero como hay necesidad, hay mercado.

Algunos jóvenes huachicoleros atrapados infraganti, consideran que esta es una forma de trabajar, pues lo que pasa por sus tierras les pertenece. Así que, para ellos, no hay delito.

Es tan fructífero el negocio que estos roba combustible, antes de iniciar sus actividades se santigua ante su santo patrono, El Santo Niño Huachicolero. Y por si fuera poco, ya amenizan sus fiestas grupos musicales que interpretan la Cumbia del Huachicol.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.