¡Buenos Días Señor Gobernador!

Por: Antonio Huerta Gutiérrez

El Centro de Control de Confianza, para el cual el gobierno estatal invirtió carretadas de billetes en su instalación, equipamiento y desarrollo, ha sido uno de los peores fiascos de la historia local. Se supone que sería responsable de acreditar la confiabilidad de todos los elementos adscritos a los cuerpos de seguridad estatal, municipales y auxiliares, si es que esta última figura todavía existe; sin embargo, ni ha sido capaz de atender la demanda de exámenes que tienen la obligación de presentar todas y todos los policías mexiquenses, y mucho menos éstos han resultado verdaderamente “confiables”. El Observatorio Ciudadano de Seguridad Pública presentará en breve un interesante estudio sobre la certeza de las pruebas que ahí se realizan, sobre lo cual hasta el momento se sabe menos del 65 por ciento de los sujetos obligados han cumplido con el trámite y, de los que ya lo hicieron y salieron “aprobados”, el 17 por ciento han sido sorprendidos y procesados por corrupción y vínculos con la delincuencia. A pesar de los pésimos resultados, el mencionado Centro de Control de Confianza cobra puntualmente a municipios y a la policía estatal más o menos 2 mil pesos por sujeto evaluado, dinero que nadie sabe con exactitud dónde va a parar. Bueno el negocio, aunque no sabemos de quién.

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.