Editorial

Grave conflicto de intereses

Grandes y graves sospechas pesan sobre la calidad moral del auditor Manuel Bernal Abarca, quien participó en el reciente Informe de Resultados sobre la Revisión de la Cuenta Pública 2019 del Estado de México y Municipios que realizó observaciones por alrededor de 17 mil millones de pesos.

Como se ha hecho público, el Informe involucra a la Universidad del Estado por la falta de conciliaciones bancarias y la integración de un probable daño patrimonial por las multas y recargos generados por pago extemporáneo de impuestos.

El problema no son los números o las observaciones realizadas y el involucramiento de funcionarios e investigadores universitarios, sino que el autor del Informe, el auditor líder contratado por el OSFEM, había participado en años anteriores durante 6 revisiones como auditor del despacho externo de la UAEMEX, primero como auditor del despacho de auditores DEGHOSA y después del SOTO PRIETO. Es decir, supuestamente conocía lo que hoy está señalando y no observó en su momento.

A raíz de esta relación de años de Manuel Bernal con la Máxima Casa de Estudios Mexiquense, se evidencia que utilizó información confidencial y privilegiada, que se aprovechó de las revisiones que había realizado y del funcionamiento de la UAEMEX para solicitar información, tergiversarla y observar el 100% del presupuesto institucional, cosa que no hizo cuando fue contratado y pagado por la Universidad.

Para muchos es más que evidente el conflicto de interés y falta de ética de este auditor y su Despacho. ¿Quién auditará al auditor?

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.