Visión Puntual

Por: José Contreras Contreras

¿PRI débil, sindicatos rebeldes?

 

El evidente debilitamiento del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a partir del trágico resultado electoral del 1 de julio, abrió la puerta a la rebelión en aquellos sindicatos que durante décadas estuvieron alineados a ese instituto político, lo cual podría resultar pronto en otro factor de oposición para el esquema priista en el Estado de México.

La ausencia de liderazgo político en el Revolucionario Institucional está provocando que estructuras casi monolíticas como el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México y el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado de México y Municipios se transformen y den muestra de que en sus próximos procesos de renovación de dirigencias bien podrían quedar en manos de personas vinculadas con fuerzas políticas distintas al PRI.

El PRI se rompe y pierde el control de los que eran sindicatos afines.

En el PRI ya no hay quien ejerza ese control que durante décadas se tuvo hacia las esferas sindicales que, por cierto, también fueron parte de un esquema político muy eficiente que le aseguró al tricolor no solamente resultado electorales favorables, sino, además, un esquema de unidad política que le permitió manejar prácticamente a su antojo situaciones económicas, políticas y sociales que se operaban desde esas organizaciones de trabajadores.

Sin embargo, hoy se observa claramente como los sindicatos tradicionalmente priistas están mutando hacia otros colores, cada vez más convencidos que los tiempos del PRI ya terminaron y que si esos sindicatos desean mantenerse y seguir recibiendo canonjías y recursos como por años los acostumbraron, pues tendrán evidentemente que irse hacia otros colores, porque en el Revolucionario Institucional ya nada tienen de eso del pasado.

El mejor ejemplo de esta situación es el Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM), donde su dirigente, Abraham Saroné Campos, luego de mostrar su debilidad en el pasado proceso electoral, perdió evidentemente el control de esa central laboral. Antes de las elecciones Saroné Campos ya no traía todas consigo; sin embargo, mantenía cierto liderazgo, en el entendido de que había un grupo que todavía creía en la continuidad de su “líder” a partir de que alcanzara una posición de representación por la vía de las votaciones.

Abraham Saroné Campos, debilitado es superado por fuerzas provenientes de Morena.

Sin embargo, Saroné Campos, como el 99 por ciento de los priistas que compitieron a cargos de elección popular, simplemente se cayó del pedestal y pasó a ser de un buen prospecto a uno más de los derrotados, lo que no lo dejó muy bien parado ante los agremiados, quienes ya le perdieron el poco respeto que le mantenían hasta hace poco más de un mes.

De ahí que la lucha intestina por la dirigencia de ese sindicato magisterial se haya desatado abiertamente, ya nadie esperó los tiempos y ni siquiera la convocatoria, ya todo el mundo levantó la mano, y algunos incluso de forma abierta se han pronunciado totalmente en contra de cualquier vínculo con el Partido Revolucionario Institucional y, por el contrario, se están abriendo más hacia un acercamiento con el Movimiento de Regeneración Nacional, ahora fuerza política mayoritaria en todo el país.

Es claro que esta situación va a ser aprovechada por el Movimiento de Regeneración Nacional, en el caso de los profesores, la maestra Delfina Gómez Álvarez ya tiene un pie puesto en el SMSEM, pues sabe la importancia estratégica que éste puede tener de cara a su proyecto de volver a contender por la gubernatura del Estado de México dentro de 5 años.

Si Delfina Gómez Álvarez y Morena logran posicionarse en la dirigencia estatal del magisterio mexiquense, como parece que ocurrirá porque ya no hay mucho que se los impida, entonces sí el nuevo partido mayoritario daría un manotazo definitivo en el escritorio de la política mexiquense, pues hay que recordar que el magisterio mexiquense fue la reserva más grande, letrada y fuerte del Partido Revolucionario Institucional, gracias a la cual mantuvieron el control político del Estado de México durante más de 80 años, por lo que cualquiera imagina que eso es lo que buscan los morenistas ya infiltrados en ese proceso de sucesión sindical que está cada vez más cerca, pero que, además, ya se aceleró y está a punto de salirse de control.

Herminio Cahue Calderón enfrenta el descontento de la base sindical agraviada por reformas legales.

Algo similar ocurre en el Sindicado Único de Trabajadores al Servicio del Estado de México y Municipios, donde Herminio Cahue Calderón se convirtió en una figura decorativa, totalmente apartada de una base sindical cada vez más enojada por lo muy poco que está recibiendo de su representación sindical.

A ambas instancias sindicales no les cayó nada bien lo ocurrido recientemente con la aprobación de la llamada Ley de Seguridad Social, o Ley Issemym, sobre la cual se están dando muchas explicaciones pero que parece que no convencen a la mayoría de los afiliados a los sindicatos gubernamentales, en los cuales crece la sospecha de que pagan mucho a sus dirigentes para que hagan poco, muy poco por la defensa de sus intereses.

Esta situación es la que algunos muy “listos” intentan aprovechar para cambiar el color a las instancias sindicales, otrora incondicionales del Partido Revolucionario Institucional, pero que hoy han sido rebasadas por la condición política que dejó a su paso el tsunami López Obrador, del cual se ve difícil que se recupere, por lo menos ese control político que les caracterizó por tantos años.

A ver quién es el bueno que tiene la capacidad para meter la mano, pero en serio, y con seriedad, para recuperar esas instancias de representación sindical que tan buenos resultados aportaron al Revolucionario Institucional en el pasado, las cuales, como se advirtió en este mismo espacio hace algunos días, podrían pasar de ser de los mejores aliados a los peores adversarios para quien ejerce la autoridad en este bello Estado de México.

 

A temblar corruptos

 

Ya que hablamos del avance que la oleada morenista presenta en diversos ámbitos de la vida política nacional, hay que destacar la presentación de un paquete de reformas y adiciones que el Movimiento de Regeneración Nacional y el Partido del Trabaja presentaron ayer en el Senado de la República al artículo 108 constitucional.

De acuerdo con el todavía senador Manuel Bartlett Díaz, de prosperar esta iniciativa, lo que seguramente ocurrirá en la próxima Legislatura federal, donde Morena tendrá mayoría absoluta, se podrán iniciar investigaciones específicas sobre el origen de la riqueza personal de personajes políticos, comenzando por el Presidente de la República, así como gobernadores de los estados.

Ex presidentes de la República y ex gobernadores podrían ser sujetos de investigación sobre el origen de su patrimonio.

El punto es por demás interesante, no solamente porque seguramente el primer afectado por este tipo de procesos será el actual mandatario federal, Enrique Peña Nieto, a quien supuestamente Andrés Manuel López Obrador ya había “perdonado”, pero que evidentemente en los hechos la cuestión será distinta.

También hay que traer a la mesa a personajes que recientemente han sido señalados por presuntos actos de corrupción y enriquecimiento ilícito, por ejemplo, el ex gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, quien tendrá la oportunidad de convertirse en opositor a esa iniciativa, pues él mismo llegará como senador de la República y estará indudablemente en esas discusiones.

Para el caso específico de Ávila Villegas hay mucho que aclarar, y sí, en la próxima Legislatura ya lo está esperando su propio expediente, pues hay que recordar que la Auditoría Superior de la Federación ya presentó avances de las investigaciones realizadas a su gestión al frente del Gobierno del Estado de México, donde hay de todo, comenzando por el lío de los faltantes y adeudos detectados en el Sector Salud, pero también en obras que se reportaron como concluidas y no lo están.

Ejemplo de esto último es el llamado Centro Cultural Tecámac, el cual, el sismo del pasado 19 de septiembre de 2017 dejó al descubierto como una de las muchas obras que se comenzaron, se reportaron como concluidas, pero que están solo medio hechas, que opera de manera desastrosa pues no cuenta siquiera con agua potable y menos con otros requerimientos mínimos para funcionar.

Según el catálogo de observaciones que hizo público la Auditoría Superior de la Federación, son más de 150 los puntos no aclarados por la administración de Eruviel Ávila Villegas en el Estado de México, asuntos por los cuales la cacería morenista tarde o temprano lo llamará a rendir cuentas. Esperemos que esté preparado para enfrentar ese reto.

 

De oportunistas y oportunos…

 

El nombre de se ha puesto de moda. Es el piloto de Aeroméxico que, gracias s su pericia, logró salvar la vida a 97 pasajeros y tres de sus compañeros de tripulación en el lamentable accidente del vuelo AM-2431 Durango-México, que se registró en la aeronave con matrícula XA-GAL.

Galván Mayrán es mexiquense, específicamente oriundo de Metepec, donde, aunque parezca ridículo, los asesores de la próxima presidenta municipal, Gabriela Gamboa, ya planean levantarle hasta un monumento.

Es cierto que la pericia demostrada por el piloto Galván Mayrán merece todo el respeto del mundo, incluso la admiración de todos, pero de ahí a tratarse de “colgar” de esa tragedia a nivel local para crear a un nuevo “héroe” en Metepec, pues la verdad es que es exagerado y ridículo.

Carlos Galván Mayrán podría tener monumento en Metepec, según asesores del próximo gobierno municipal.

Los “pensantes” asesores de doña Gabriela Gamboa ya comenzaron por “quemar” a su jefa con banners en redes sociales, principalmente Facebook, donde hacen alegoría del heroísmo del piloto Galván Mayrán, y, hasta donde se sabe, están esperando relamiéndose los bigotes que el aviador salga del hospital para ir a buscarlo y proponerle todo un paquete de “homenajes”, presentaciones en medios de comunicación y otras “estrategias”, en las cuales obviamente quieren que aparezca siempre con la próxima presidenta municipal de Metepec.

Eso se llama oportunismo, por donde quiera que se le vea. Esperemos que el joven piloto no caiga en esas tentaciones, y que el equipo de “asesores” de doña Gabriela Gamboa se ponga a trabajar en cosas más honorables, en verdaderas estrategias de comunicación que buena falta les hace para explicar a los ciudadanos lo que será de su administración, y que dejen de creer que en el esfuerzo personal de un ciudadano de Metepec pueden fundar la imagen pública de su jefa.

La propia Gabriela Gamboa ha demostrado en el pasado, por ejemplo cuando fue diputada por el Partido Acción Nacional, su capacidad para mostrarse ante los reflectores con ideas propias, con acciones verdaderamente relevantes, sin necesidad de “colgarse” de hechos tan delicados como un accidente aéreo que no se convirtió en tragedia fatal precisamente gracias a la pericia de un hombre que evidentemente sí aprovechó su preparación profesional.

Ojalá Mayrán salga muy bien librado de la operación de cervicales a la que fue sometido en un hospital de Durango, que se recupere plenamente y se reincorpore a sus actividades como piloto aviador, y que no haya necesidad de subirse a la barata estrategia del “héroe desconocido”.

 

La última y nos vamos…

 

La Universidad Autónoma del Estado de México regresó ayer miércoles a las actividades administrativas previas al arranque formal del nuevo ciclo escolar. La institución está inmersa en un proceso de transformación que requiere de seriedad entre toda la comunidad para que las cosas se den para bien de todos.

Ayer no llegó a la Legislatura local la propuesta de reforma a la Ley Universitaria de la cual tanto se habló en las semanas anteriores, pero llegará, tarde o temprano, quizá el próximo lunes para dar paso a su análisis, discusión y eventual aprobación.

¿Pero qué de todo lo que se ha dicho es cierto sobre esa propuesta de reforma a la Ley de la UAEM?

Jaciel Montoya Arce moviliza a incondicionales para evitar perder el poder.

La verdad es que el asunto se ha contaminado y desafortunadamente hasta politizado, en lo cual insisten grupos como los que ahora parecen tan activos patrocinados por personas como Jaciel Montoya Arce, quien evidentemente teme perder canonjías y la “inmortalidad” que pretende después de años y años como coordinador de un centro de investigación en población, donde, por cierto, sus incondicionales cobran de lo lindo sin aportar mucho que digamos a la construcción de políticas públicas que en realidad contribuyan a mejorar en esa materia.

Se puede estar en desacuerdo con la iniciativa de reforma a la Ley de la UAEM, ese es un derecho que en la universalidad de pensamiento es totalmente justificable y hasta digno de aplausos, pero de ahí a caer en las “corrientadas” como la manifestación que ayer patrocinó Jaciel Montoya Arce, pues la verdad es que son cosas distintas donde se pone en entredicho la altura de miras y el profesionalismo de esos personajes que mantienen secuestrado al Centro de Investigación en Población de la institución.

Lo peor del caso es darse cuenta que a los que mandan a “manifestarse” ni siquiera están bien enterados de qué es lo que propone la reforma a la Ley de la UAEM, y, peor aún, ni siquiera son capaces de formular alguna propuesta propia que pudiera ser considerada como aportación al cuerpo de la misma propuesta que está por llegar a la Legislatura local.

Solo como “cultura general”, citaré algunos aspectos que me parece que son dignos de reconocerse en la multicitada propuesta de reforma, los cuales bien valdría la pena conocerlos antes de cuestionarlos y mucho más, de rechazarlos a priori.

La reforma a la Ley de la Universidad permitirá ampliar las posibilidades laborales de los universitarios, mediante la emisión de títulos en colaboración con otras universidades de México y el mundo.

Permitirá que los investigadores que generen recursos a partir de la investigación científica, la innovación y el desarrollo tecnológico, participen de sus beneficios económicos, lo que hoy no ocurre.

La propuesta de Ley de la UAEM tiene bondades importantes que deben ser conocidas y analizadas.

La reforma a la Ley de la Universidad está alineada a los principios éticos, de transparencia y rendición de cuentas que demanda el contexto actual, además que garantiza que la Institución sea moderna, incluyente y respetuosa de toda expresión cultural, social y artística.

Los derechos humanos son uno de los principales ejes de la reforma a la Ley de la Universidad, y la reforma busca consolidar la internacionalización de la UAEM, proceso que hoy comienza a dar resultados tangibles y que obviamente debe consolidarse.

La reforma contempla la generación de recursos propios para fortalecer actividades académicas; la ciencia y la tecnología serán promovidas y posicionadas con la reforma de la Ley de la Universidad.

La reforma a la Ley de la Universidad establece la vinculación con todos los sectores de la población para la transferencia del conocimiento, y algo muy importante, fortalecerá a la contraloría universitaria, lo que evitará que alguien haga uso de lo que no es suyo.

Dicen que nada es verdad ni es mentira, pues depende del cristal con que se mira, pero por lo menos estos aspectos me parece que son dignos de analizarse e incluso impulsarse, pues si se aspira a que nuestra bendita universidad pública mexiquense siga creciendo en el ámbito nacional e internacional, estos son asuntos primario que deben ponerse en juego sin retrasos, y, sobre todo, sin politizarlos. ¿O no?

 

Deja un comentario

Nombre y Correo obligatorios (Tu correo electrónico no será visible).

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.